Gozo albojense por la beatificación de su Arcipreste Mártir: el Beato Juan Ibáñez Destacado

Quizás sea Albox, y más concretamente el barrio de la Loma de san Francisco, uno de los lugares de la Diócesis que conserve más fresca la memoria de uno de su Mártires: el Beato Juan Ibáñez, Párroco de la Concepción durante un cuarto de siglo, también recibió la responsabilidad de encabezar su arciprestazgo. Presbítero santo y dinámico, incluso introdujo el movimiento Scouts en Almería, fundó sindicatos para los trabajadores más humildes y el Hogar Parroquial para combatir la lucha de clases de su época.


Por todas estas razones y por sus virtudes, los albojenses nunca han cesado de evocar su gloriosa memoria y realizar actividades en su honor. Con motivo de su feliz beatificación, esta villa del Almanzora ha vivido una semana muy intensa.

Los pequeños de la catequesis y los adolescentes de confirmación fueron los iniciadores, con un bello encuentro en la Iglesia Parroquial de la Concepción en la tarde del miércoles. Allí pudieron conocer más la vida del Beato Juan Ibáñez, compartir sus impresiones y orar juntos a la luz de su ejemplo. La muestra de los dibujos de los niños sobre el Beato concluyó la jornada.

El jueves fue la cita de los mayores, con una concurrida conferencia del periodista Antonio Pardo Díez sobre la Persecución Religiosa del siglo XX en Albox. La noche del viernes el párroco de Santa María, Rafael Zurita Jiménez, presidió una solemne vigilia eucarística como preparación espiritual a la celebración de la beatificación.

El sábado un centenar y medio de albojenses con su Alcalde a la cabeza, portando la insignia jubilar de la Virgen del Saliente, se desplazaron hasta Aguadulce para asistir a la beatificación de su amado Arcipreste Mártir. Una fraternal comida en El Ejido sirvió para festejar su glorificación.

El domingo la Iglesia Parroquial de la Concepción, bellamente engalanada por la Cofradía de san Juan Evangelista, acogió la Santa Misa de acción de gracias que presidió su párroco, Antonio Jesús Saldaña Martínez. Acudieron las autoridades locales, así como representantes de las cofradías e instituciones albojenses. Todos recibieron un recuerdo conmemorativo de la beatificación que agradecieron mucho.

Tras interpretar el himno del Beato, compuesto por Antonio Rubio e interpretado por el Coro Parroquial dirigido por José Masegosa, los fieles se trasladaron al Hogar Parroquial. Con motivo de la beatificación, se ha restaurado el histórico edificio que fundara el Beato y se ha instalado la Cáritas Parroquial de la Concepción que atiende alrededor de quinientos necesitados. Con la compañía musical de la Banda de Música de Albox, se descubrió un bello mosaico que muestra al Beato Juan Ibáñez.