Las palmas y los ramos envuelven el júbilo con el que los fieles llegan, en todos los templos diocesanos, al inicio de la Semana Santa Destacado

Monseñor José Mazuelos Pérez ha presidido la Procesión de Palmas que ha comenzado en San Dionisio y la posterior celebración en la Catedral con lectura de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.

Las palmas y ramos han abierto la Semana Santa. La bendición y procesión de estos signos recordatorios de la entrada de Jesús en Jerusalén antes de su Muerte y Resurrección han sido prolegómeno, desde San Dionisio, de la celebración que, presidida en la Catedral por Monseñor José Mazuelos Pérez, ha acogido la lectura del relato evangélico que evoca su Pasión según San Lucas.

El obispo diocesano, que ha hecho presente su mensaje para estos días en una homilía cuajada de referencias al tiempo de conversión que ha constituido la recién terminada Cuaresma, ha comenzado a colocar a los fieles ante el misterio de la Pascua que nos llega. El pastor presidirá todas las celebraciones que la Santa Iglesia Catedral de San Salvador acogerá hasta la solemnidad de la Resurrección de Cristo.

La siguiente celebración prevista es la Misa Crismal (Martes Santo, 11:00 horas). Los Oficios del Triduo Sacro tendrán lugar el Jueves y Viernes Santo (17:00 horas en ambos casos) y el Sábado Santo (22:30 horas). Ésta última, la Vigilia Pascual, abrirá la jornada gloriosa del Domingo de Resurrección, con pontifical (11:30 horas) y posterior salida en procesión de Cristo Resucitado (12:30 horas).

El Domingo de Ramos es también día para que la Catedral reciba a las primeras seis cofradías en hacer estación de penitencia en el primer templo diocesano de las más de 40 que lo harán hasta la noche del Viernes de Dolores. En todos los casos un canónigo recibe a cada una de ellas, intercambia varas con uno de sus nazarenos y dirige las preces que rezan todos los miembros de cada cortejo.