Mons. Zornoza presidirá la Función del Voto a la Virgen de África

El Sr. Obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza Boy, presidirá, en Ceuta, la Solemne Función del Voto a Nuestra Señora de África. La ceremonia servirá de broche final a la clausura de los actos por la celebración de los 600 años de la llegada de Santa María de África a la ciudad autónoma.

Durante la ceremonia, que tendrá lugar mañana sábado, 9 de febrero, a las 20.00 horas, en la Parroquia Santuario Nuestra Señora de África, el deán de la Catedral, Francisco Jesús Fernández Alcedo, y el presidente de Ceuta, Juan Vivas, renovarán el voto del cabildo catedralicio y de la ciudad a la Virgen, respectivamente. Además, estará concelebrada por el cabildo catedral y el clero ceutí.

La Función del Voto a Nuestra Señora de África

En el año 1651 se produjo una epidemia de peste levantina que, partiendo de Oriente Medio, arrasó la población en varios países europeos. Viendo como afectaba a las costas andaluzas, el gobernador de la Ciudad, D. Juan Suárez de Alarcón y Melo, marqués de Trocifal, decidió, como presidente del Cabildo Municipal, proponer un Voto a la Virgen de África para que protegiese a los ceutíes de la enfermedad, eligiéndola por Patrona y comprometiéndose a celebrar una fiesta votiva cada 9 de febrero.

Tomado el acuerdo, la corporación se desplazó a la Santa Iglesia Catedral, para comunicárselo al Cabildo, que tomó la decisión de apoyar la propuesta y unirse a la misma, asistiendo a la misma en Corporación. Se celebró la función, se hizo procesión con la imagen, y al no llegar la peste a Ceuta, se reconoció como obra de la intercesión de Nuestra Señora de África.

En 1743 una nueva epidemia de peste bubónica llegó a las costas africanas y entró en Ceuta con virulencia. El Cabildo municipal, entonces presidido por el gobernador Pedro de Vargas Maldonado, marqués de Campofuerte, propuso renovar el Voto a la Virgen de África que se hizo en 1651, cuyo cumplimiento había caído en el olvido. Del mismo modo, acordaron sacar en rogativa a la venerada imagen por las calles de la población y su Almina.

Este acuerdo fue seguido de la visita al Cabildo catedralicio, que volvió a sumarse a la iniciativa municipal, acordando asistir en este y los años venideros, en corporación, a su renovación anual, cada 9 de febrero.

Desde entonces, el protocolo de esta ceremonia manda que los Cabildos municipal y catedralicio se desplacen en corporación, cada 9 de febrero, para renovar el Voto ante Nuestra Señora de África, poniendo en sus manos el gobierno de la Ciudad para su protección.

Símbolo de esta ceremonia es el Aleo, el bastón de mando de los comandantes generales, con el cual dio posesión Juan I de Portugal a D. Pedro de Meneses, como el primer de sus gobernadores, en 1415. La tradición dice que está en manos de la Virgen desde que en 1743 lo puso el marqués de Campo Fuerte con motivo del Voto, pero algunos historiadores piensan que pudo ser en 1651 por el marqués de Trocifal.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas