Las imágenes de la Fuensanta y la Virgen de los Peligros se encuentran en la romería Destacado

Ningún murciano quiso perder la oportunidad de vivir el encuentro entre las imágenes de la Fuensanta y la Virgen de los Peligros. Antes de aparecer los primeros rayos de sol, los romeros se acercaban ya a la plaza de la Catedral, donde a las 7:00 horas comenzaba la Eucaristía presidida por el Obispo, preludio de la despedida de la patrona de la ciudad de Murcia. Mons. José Manuel Lorca Planes animó a los presentes a vivir profundamente la romería como una “solemne peregrinación a Cristo a través de María”.

“Hoy peregrinamos con María en este camino que nos va a llevar a la vida eterna –aseguró el prelado–. Ella es modelo de la vida cristiana. Ella no es la protagonista de esta historia, lo es Cristo”. Sobre a la imagen de “La Morenica”, el Obispo recalcó que “María hace de trono de Jesús”, haciendo así referencia al Plan Pastoral para la Diócesis de Cartagena que él ha propuesto para este curso: “Jesús va a ser el centro de nuestra mirada. Este año la mirada de los cristianos de Cartagena debe estar enraizada en Cristo. Acercaos al Señor, no tengáis miedo, abrid los ojos y descansad en Dios”.

Entre los concelebrantes se encontraba el Arzobispo Emérito de Burgos, Mons. Francisco Gil Hellín; el Arzobispo de Sucre (Bolivia), Mons. Jesús Juárez; y el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana y Obispo Auxiliar de La Paz, Mons. Aurelio Pesoa.

En la plaza del Cardenal Belluga no cabía un alfiler cuando la patrona asomó por la puerta de la Catedral. Los aplausos y los vítores a la Madre de los murcianos llenaron todo el recorrido hasta que la imagen se encontró con la de la Virgen de los Peligros en el puente que esta custodia. Sobre el río Segura, miles de fieles esperaban el ansiado encuentro. Una romería en la que por primera vez ambas imágenes desfilarían juntas, coincidiendo con el 275 aniversario de la entronización de la Virgen de los Peligros y el 90 aniversario de la coronación de la Virgen de la Fuensanta. Juntas recorrieron el tramo que las llevó hasta la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen donde, como ya es tradicional, ante la capilla del Cristo de la Sangre “La Morenica” fue bañada en pétalos de rosa antes de iniciar su subida al monte. También hubo lluvia de pétalos para la imagen de la Virgen los Peligros antes de entrar en la capilla, donde se guardó para volver a ser trasladada, después, hasta su hornacina, bajo la inscripción ‘Salus in periculis’ (Salvación en los peligros).

La Fuensanta ya se encuentra en su santuario, regresará de nuevo a la ciudad el 22 de febrero de 2018, para pasar en la Catedral la Cuaresma, Semana Santa y Fiestas de Primavera.