“No hemos ido nosotros a la Virgen de Lourdes, ha sido ella la que ha peregrinado a nuestro corazón”, Mons. Lorca en la clausura de Jubilar Hospitalario

“Para gloria y exaltación de nuestro Señor Jesucristo, para testimonio misericordioso y redentor de Dios a la humanidad, para aumento de la fe y de la vida cristiana en el pueblo fiel, declaramos clausurado y damos gracias a Dios por el Año Jubilar Hospitalario en esta Iglesia de Cartagena”.

Con estas palabras, y tras impartir la bendición apostólica que el Santo Padre, el Papa Francisco, le había concedido para esta ocasión, el Obispo de Cartagena clausuraba este año de gracia concedido a la Hospitalidad Murciana de Nuestra Señora de Lourdes por la celebración de la 50 peregrinación diocesana a Lourdes, que tuvo lugar el pasado mes de julio.

La clausura del Año Jubilar Hospitalario comenzaba a las 19:00 horas con la procesión, desde el Palacio Episcopal a la Catedral, de la imagen de la Virgen de Lourdes que durante este año ha peregrinado por toda la Diócesis y las reliquias de Santa Bernadette, que el Santuario de Lourdes ha cedido a la Hospitalidad para esta ocasión y que por primera vez visitan España.

A las 19:30 horas comenzaba la última Misa Jubilar, presidida por Mons. José Manuel Loca Planes, acompañado por el coordinador de lengua española del Santuario de Lourdes, Lluis Ruiz; el deán de la Catedral, Juan Tudela; y el consiliario y viceconsiliario de la Hospitalidad, Luis Emilio Pascual y Francisco Azorín. Participaron también en la celebración cerca de una treintena de sacerdotes vinculados a la Hospitalidad.

En la monición de entrada, el presidente de la Hospitalidad, Joaquín Martínez, habló de la presencia de las reliquias de Santa Bernadette en la clausura del Jubilar Hospitalario, “la intercesora y modelo de los hospitalarios se hace una entre nosotros para celebrar la Eucaristía, ese fue su gran tesoro, su gran anhelo, su gran devoción” y destacó que este Año Jubilar ha sido para la Hospitalidad y para toda la Diócesis “un derroche de gracia y bendición sin igual”.

El Obispo inició la homilía hablando de la historia de la Hospitalidad: “50 años de enorme trabajo, de ilusiones, de esperanza, de peregrinaciones a la Virgen de Lourdes. Cuántas obras de caridad se han vivido en estos 50 años que han dejado una huella imborrable. El mejor testimonio de todo esto sois vosotros. Ha sido una historia de amor a pesar de todas las dificultades y sinsabores”. Mons. Lorca agradeció a los voluntarios la labor que realizan con los enfermos “en la sombra y en silencio”.

Además, calificó como “misión popular” la visita que la imagen de la Virgen de Lourdes ha realizado a tantos lugares: a las localidades en las que hay delegación de la Hospitalidad y a otras parroquias que lo han solicitado; a residencias de ancianos y colegios; al Centro Penitenciario Murcia I; a Jesús Abandonado; y a otras realidades eclesiales como el Seminario San Fulgencio y la sede de Cursillos de Cristiandad. “Se va a quedar muy grabado en la memoria, porque se ha acercado muchísima gente, ha despertado muchísimo interés y han vuelto a renacer muchas expectativas de esperanza al contemplar la imagen de la Virgen”.

La imagen peregrina de la Virgen de Lourdes ha recorrido más de 1.400 kilómetros este año para visitar todos los rincones de la Región de Murcia. Se han realizado más de 1.000 actos, entre los que destacan las 66 misas jubilares, 97 procesiones, 57 charlas y 27 visitas de la imagen a residencias de enfermos y ancianos. “No hemos ido nosotros a la Virgen de Lourdes, ha sido ella la que ha peregrinado a nuestro corazón”, destacó el Obispo. Durante este año, además, la Hospitalidad Murciana de Nuestra Señora de Lourdes ha recibido la Medalla de Oro de la Región de Murcia y distinciones de los ayuntamientos de San Javier, Puerto Lumbreras y Totana.

Mons. Lorca agradeció a todos los agentes que han hecho posible la celebración de este Año Jubilar Hospitalario: la Santa Sede por conceder las indulgencias plenarias, “todo un regalo”, y a la Hospitalidad de Lourdes, “al presidente y su junta directiva y a todos los hospitalarios que han trabajado incansablemente”.