Murcia se rinde ante la Virgen de la Fuensanta Destacado

Tras varios días de lluvia, el tiempo dio una tregua permitiendo celebrar un año más el día del Bando de la Huerta que comenzó con la Misa Huertana. Un día que amaneció soleado, contra todo pronóstico, “con la confianza que da fiarte de Dios”, como expresó el Obispo de Cartagena durante la celebración eucarística. A las 10:00 horas, la imagen de la Virgen de la Fuensanta salía a la plaza del Cardenal Belluga, ante la presencia de miles de fieles, con un manto color verde y bordado en lanas de colores.

En la homilía, Mons. Lorca Planes reconoció su alegría de poder celebrar un año más este día de fiesta, destacando a María como ejemplo de fortaleza porque “ha sabido romper todas las barreras de la crueldad humana”. El Obispo piropeó en varias ocasiones a la patrona de Murcia asegurando que “con ella se despiertan los sueños, con deseo de ser mejor”. El Prelado pidió la intercesión de la Virgen para todos los que trabajan, los voluntarios y servidores públicos. Asimismo, presentó ante la Madre a los jóvenes, para que sus proyectos e ilusiones se vean cumplidos, recordándoles que “no sois el futuro, sois el presente”. También recordó en las oraciones a los ancianos, los enfermos y los difuntos.

Al finalizar la Eucaristía, Mons. Lorca deseó entre aplausos un feliz día a los murcianos y al grito de “¡Viva la Virgen de la Fuensanta!” comenzó la procesión con la patrona por las calles del centro de la ciudad, arropada por multitud de personas que quisieron acompañarla.


Lluvia de flores para ‘la Morenica’

Durante el trayecto que recorre a hombros por las calles de Murcia tras la Misa Huertana, es tradición arrojar flores a la imagen de la Virgen de la Fuensanta. Este año, además, a su llegada a la plaza de Santo Domingo recibió un gran baño de pétalos desde los balcones de la Casa Cerdá. En este punto del recorrido, ‘la Morenica’ fue portada a hombros por Mons. Lorca y por Mons. Chico y, también, por sacerdotes y seminaristas de la Diócesis de Cartagena.