Noticias de la Archidiócesis de Granada Oficina de Información de los Obispos del Sur de España http://www.odisur.es Fri, 23 Aug 2019 16:41:03 +0000 Joomla! 1.5 - Open Source Content Management es-es Lazos de comunión con la Diócesis de Granada, en Nicaragüa http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51798-lazos-de-comunión-con-la-diócesis-de-granada-en-nicaragüa.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51798-lazos-de-comunión-con-la-diócesis-de-granada-en-nicaragüa.html Lazos de comunión con la Diócesis de Granada, en Nicaragüa

Nuestro arzobispo Mons. Javier Martínez visita estos días Nicaragua, donde se encuentra en la Diócesis homónima latinoamericana de Granada, para desarrollar proyectos de hermanamiento entre ambas diócesis y fortalecer lazos de comunión.
En su catedral, en la diócesis nicaragüense de Granada, Mons. Martínez celebró el domingo día 18 la Santa Misa en la Catedral y concelebrada por su obispo anfitrión D. Jorge Solórzano. Allí tuvo ocasión de saludar con afecto a los fieles congregados y compartir con ellos el motivo de su visita y su alegría de ser un pueblo de hermanos, miembros de un mismo cuerpo, en Cristo, así como el don de la fe, celebrándola juntos en la Eucaristía.


Entre sus visitas realizada en estos días destaca la llevada a cabo a las comunidades de Malacatoya, donde María Luis Carrillo Chamarro, virgen consagrada española fallecida el pasado mes de febrero, desarrolló una importante labor de evangelización y ayuda a sus comunidades más pobres. Carrillo Chamorro fue directora de Cáritas Diocesana de Almería y de Cáritas Regional de Andalucía, y en su memoria los Obispos del Sur de España ofrecían el pasado mes de mayo, en el marco de su Asamblea Ordinaria en Córdoba (España), una oración por eterno descanso, al mismo tiempo que reconocían y agradecían “la entrega y el servicio que María Luisa Castillo ha prestado a la Iglesia durante años, tanto en Nicaragua como en su tierra almeriense y en las diócesis del sur”.
En el marco de su visita a Nicaragüa, nuestro arzobispo también ha visitado algunos lugares de la diócesis de Granada como el Seminario Mayor Diocesano San Pedro Apóstol en el municipio de Diriá.
Disponibles fotos en nuestro canal de Facebook Archidiócesis Granada: www.facebook.com/ArchiGranada/
Paqui Pallarés
Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Granada Tue, 20 Aug 2019 12:17:27 +0000
Peregrinación a Bari y Roma, para venerar las reliquias de San Nicolás http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51796-peregrinación-a-bari-y-roma-para-venerar-las-reliquias-de-san-nicolás.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51796-peregrinación-a-bari-y-roma-para-venerar-las-reliquias-de-san-nicolás.html Peregrinación a Bari y Roma, para venerar las reliquias de San Nicolás

Entre otros momentos destacados, los peregrinos participarán en la Audiencia General del Papa Francisco.


Viajes San Cecilio organiza del 3 al 8 de diciembre una peregrinación a Bari y Roma, en la que sus participantes podrán, entre otras cosas, venerar las reliquias de San Nicolás, coincidiendo con su fiesta litúrgica el 6 de diciembre. Allí, les acompañará el Arzobispo de Bari, que presidirá una celebración litúrgica en la que podrán participar los peregrinos granadinos.
Asimismo, los peregrinos visitarán Roma y participarán en la Audiencia General del miércoles del Papa Francisco. San Giovannni Rotondo, de gran devoción al Padre Pío de Pieltrecina y donde los peregrinos podrán conocer su vida, y Asís, tierra del que tomó el nombre San Francisco, son otros lugares que los peregrinos conocerán en este viaje.

Las inscripciones están abiertas hasta el 3 de septiembre y pueden formalizarse en Viajes San Cecilio de la Diócesis (C/ Libreros, 10, junto a la iglesia parroquial del Sagrario). Más información en info@viajesancecilio.com y en el teléfono 958-21-59-09.
Paqui Pallarés
Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Granada Fri, 16 Aug 2019 11:55:25 +0000
Ampliado el plazo de inscripción para la peregrinación diocesana a Medjugorje http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51787-ampliado-el-plazo-de-inscripción-para-la-peregrinación-diocesana-a-medjugorje.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51787-ampliado-el-plazo-de-inscripción-para-la-peregrinación-diocesana-a-medjugorje.html Ampliado el plazo de inscripción para la peregrinación diocesana a Medjugorje

Hasta el 27 de agosto.


La agencia de Viajes San Cecilio, de la Diócesis de Granada, amplía hasta el 27 de agosto el plazo de inscripción para peregrinar al santuario mariano de Medjugorje, un pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina donde numerosas personas de todo el mundo han peregrinado y se han producido numerosas conversiones en la fe.
“En Medjugorje, día tras día, se reúne la Iglesia de los peregrinos que une a pueblos e idiomas diversos para celebrar el misterio de la salvación. María está presente como una madre. Ella dice: ‘Orad, ayunad, creed y difundid la paz, celebrad la Misa, vivid el Evangelio ... No estáis solos’”, señala Viajes San Cecilio, animando a esta peregrinación.
Se trata de la primera peregrinación diocesana en Granada desde que la Santa Sede aprobara estas peregrinaciones por parte de las Diócesis.
La peregrinación comenzará desde Granada, pasando por Dubrovnik. Los peregrinos podrán conocer este pequeño pueblo al que cada año acuden miles de personas y lugares tan destacados del santuario mariano como el Monte de la cruz, ubicación central de la ruta, así como la iglesia de Santiago o la iglesia de Tijaljina de la Inmaculada Concepción.
Las incripciones están abiertas hasta el 27 de agosto. Para más información o formalizarlas, pueden acudir a Viajes San Cecilio, en el correo electrónico info@viajessancecilio.com o en el teléfono 958-21-59-09. También pueden consultar el programa del itinerario en www.viajessancecilio.com
Paqui Pallarés
Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Granada Fri, 16 Aug 2019 08:27:02 +0000
“Yo estoy dispuesto a lo que el Señor me vaya poniendo delante” http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51711-“yo-estoy-dispuesto-a-lo-que-el-señor-me-vaya-poniendo-delante”.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51711-“yo-estoy-dispuesto-a-lo-que-el-señor-me-vaya-poniendo-delante”.html “Yo estoy dispuesto a lo que el Señor me vaya poniendo delante”

El sacerdote diocesano D. José Granados Puerto acaba de celebrar el 50 aniversario de su ministerio. Actualmente Consiliario de la Hermandad Escolapia de la Expiración y el Gran Dolor, D. José ha repasado con nosotros estas cinco décadas de servicio y entrega al Señor en la diócesis de Granada.


¿Qué es lo que más agradece en estos 50 años de su sacerdocio?
Haber seguido la llamada del Señor.
¿Cómo empezó su vocación?
De pequeño con 13 años llegó un sacerdote un 6 de enero al pueblo y yo le dije a mi familia que quería irme y no se opusieron. Me fui y me fui al seminario menor. De ahí fui a estudiar a Antequera, en Moguerra, en Sevilla y en Roma la licenciatura. Después de eso volví a Granada, en donde hice Magisterio civil y Filosofía y Letras en la facultad de teología de Granada.
¿Qué es lo que más cambió a partir de esa llamada con 13 años en relación con el Señor?
Pues esa relación, como ha ido acompañada de una educación cristiana, y de una educación de parroquia en el pueblo, ha ido cambiando como cambia cada criatura en la adolescencia, en el enamoramiento, en el matrimonio y también pues con las crisis propias de una relación matrimonial. La relación ha ido madurando, sabiendo que la vida es una llamada del Señor para un cristiano y la respuesta en la cual uno tiene que arrepentirse de cosas concretas pero no de lo fundamental que es la elección y el proceso del llamado.
¿Qué momentos en estos 50 años recuerda como más señalados de lo vivido en su ministerio?
Uno de ellos fue la ordenación sacerdotal, la vida que tuve en Sevilla y después ya de ordenado. Después al venir a Granada estuve tres años llevando la residencia de estudiantes universitarios. De ahí me trasladaron a Haza Grande, que es un barrio marginal por encima del Albaicín. Ahí tuve ocasión de entrar en contacto directo con la pobreza, los sufrimientos y un poco la miseria, que era tremendo lo que había allí, con el inicio de la droga que ya empezaba. Ese tiempo fue de lucha por aquellos niños, para que al menos consiguieran, no ya los estudios escolares, sino también el graduado. Y luego otro de los momentos bonitos fue el contacto con criaturas venidas de otras latitudes, porque ya empecé a ejercer de maestro y de cura simultáneamente. Recogiendo a muchos hombres y mujeres analfabetos, con un convenio logramos que si aprendían a leer con nosotros se les podía examinar con una cierta benevolencia para que tuvieran el carné. Aquello cambió mucho la relación.
Yo salí de allí después salí de allí para la parroquia de San José de Calasanz, ya en otro ambiente, pero ya aquello me marcó, Fue una época dura, pero generosa y hermosa.
Aquello le ayudó a vivir más el Evangelio
Sí, me sirvió para especialmente a la hora de ver que el Evangelio no era algo que flotaba en el aire sino que sucedía en la práctica.
Otra cosa que me cambió mucho fue el tiempo que estuve ejerciendo mi ministerio en la cárcel de Granada como maestro de prisiones. Colaboraba con los consiliarios de la prisión pero ejercía como maestro. Allí he pasado unos 17 o 18 años trabajando. Pasé también por el centro de Albolote. Aquello fue un plus en el cambio. Un amarrarte a la miseria, estando con el Señor, pidiéndole que tuviera piedad de uno.
¿Cuál fue su lema de ordenación sacerdotal?
Pues la verdad es que yo no lo tuve nunca pero si pudiera adherirme a uno sería el de Juan Pablo II, “Totus tuus”.
¿Qué ilusiones alberga después de estos 50 años de cara a su futuro como ministro de la Iglesia?
Sí, claro. Hombre, uno se va adaptando a lo que toca, a los posibilidades y edades. Los 76 que tengo ahora no son los 25 que tuve entonces. Los 40 no son los 50 tampoco, y las bodas de oro te marcan también. No por nada, sino porque caen ahora en un momento en el que precisamente estoy llamado a hacer otra reflexión. Yo estoy dispuesto a lo que el Señor me vaya poniendo delante de modo que a cada vez pueda decirle que sí.
Ignacio Álvarez
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Granada Thu, 01 Aug 2019 09:15:16 +0000
“Mi vocación se la debo al valor de mi tío” http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51686-“mi-vocación-se-la-debo-al-valor-de-mi-tío”.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51686-“mi-vocación-se-la-debo-al-valor-de-mi-tío”.html

Hablamos con los familiares del beato D. Andrés Molina Muñoz. Su sobrino, D. Amador García Molina, sacerdote de la diócesis de Granada, y su sobrina nieta, Carmen García, nos hablan del recuerdo que ha dejado este beato mártir nacido en Ogíjares en sus vidas, a pesar de que ninguno llegó a conocerlo personalmente.


El recuerdo de D. Amador García Molina del que fuera su tío se remite a la memoria transmitida por su madre. Aun no había nacido cuando su tío ya había muerto asesinado durante los años de guerra en España. Nacería como el menor de sus hermanos, algunos de los cuales ya tenían 22 años. “Con dos o tres años mi madre ya me hacía saber que tenía un hermano que mataron por ser cura”, comenta. “Aun así mi madre hablaba poco. No se comentaba mucho, también porque cada vez que se acordaba mi madre lloraba”.
Su sobrina nieta, Carmen García también recuerda cómo su madre, sobrina del beato alpujarreño, siguió marcada por el recuerdo de su vida a lo largo del tiempo. “Mi madre siempre lo tenía en la boca porque había estado con él, tenía mucho roce”, dice. “Mi madre se llevaba 20 años con mi tío Amador y claro, vivió de cerca con Andrés Molina, y en casa ha hablado de él como si fuera uno más de la familia. De tanto hablar de él, lo he sentido como un hermano mío”.
El recuerdo más sorprendente que transmitió la madre de Carmen a su hija fue la decisión valiente de su tío a la hora de decidirse a volver a su parroquia de Instinción para decir misa en domingo, en un momento de terror y miedo cuando nada aconsejaba ir para allá. “Mi madre decía que había que ver qué valor tuvo. Sus padres le dijeron que no fuera de vuelta a su parroquia porque decían que lo iban a matar y él insistía en que no dejaba a sus feligreses sin misa, que era su obligación. Y mi madre nos ha inculcado eso siempre”, comenta Carmen.
“Se pudo haber salvado”, afirma D. Amador. “Le quitaron la llave de la iglesia en julio y hasta septiembre estuvo allí sin ir a la iglesia, porque la habían transformado en un economato de alimentos. Él estaba por allí mientras tanto. Si había algún difunto, iba a rezar a la casa. Estuvo allí tres meses. En ese tiempo le ofrecieron venirse a Órgiva o a Ugíjar, que pertenecía al otro bando pero él decía ‘no, a mí ya no me matan’”.
DULZURA Y SERVICIO
Preguntado por su carácter, sus familiares no dejan de recordar su carácter servicial y pacífico. “Se decía que como cura era muy sencillo y que transmitía mucha paz”, apunta D. Amador. “Recuerdo que mi madre también decía que le encantaba cuando le cocinaba arroz, que estaba muy bueno, o que una vez le compró tela para que se hiciese un vestido”, nos dice Carmen evocando con cariño las recuerdos transmitidos por su madre.
“De carácter se decía que era un hombre muy dulce. Muy amable, y no porque lo digan solo en mi familia”. El propio D. Amador tuvo ocasión años después de tratar con algunos de labradores de la finca familiar con los que había trabajado su tío siendo en sus veranos de seminarista. “Cuando estaba admitido a las órdenes menores, mi tío se iba allí a la era, y con sotana cuidaba la era, trillaba y enterraba trigo. Ellos lo trataron y decían que era muy dulce. He estado un par de veces en Turleque, Instinción y Rágol, pueblos que están cerca del río Andarax. La gente de allí lo recordaba”.
LA VOCACIÓN DE LA VALENTÍA
Lo más sorprendente de su historia familiar es que el propio D. Amador García Molina asegura que le debe su vocación en buena medida a su tío. “Yo tenía 25 años cuando ya vi traer los restos de mi tío. Doce curas vinieron aquí en el año 53. Vinieron e hicieron un funeral. Yo estaba allí presente y eso me marcó a mí”.
La predicación que escuchó su sobrino por aquellos días sobre la vida y valentía de su tío como apóstol y mártir de la fe, resonó profundamente en el joven D. Amador. “Por entonces, más que el celibato, se ensalzaba la valentía, la fe, el apostolado y el premio que tiene. Aquello me dio valores para decirme: ‘pues me voy a ir a estudiar yo también’”, afirma.
Ahora que acaba de cumplir 50 años de su sacerdocio, D. Amador García afirma sin tapujos que su vocación se la debe al valor de su tío, y no a otra cosa. “Date cuenta de que a mi tío lo mataron con 27 años, muy joven, la edad a la que hoy sale un cura nuevo. Y un muchacho, para entregarse al martirio libremente, había de tener un valor muy grande”.
Ignacio Álvarez
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Granada Tue, 30 Jul 2019 09:18:22 +0000
“A los jóvenes llamados al sacerdocio hoy les diría que con alegría se preparen para vivir esta vida como una gran aventura” http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51673-“a-los-jóvenes-llamados-al-sacerdocio-hoy-les-diría-que-con-alegría-se-preparen-para-vivir-esta-vida-como-una-gran-aventura”.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51673-“a-los-jóvenes-llamados-al-sacerdocio-hoy-les-diría-que-con-alegría-se-preparen-para-vivir-esta-vida-como-una-gran-aventura”.html “A los jóvenes llamados al sacerdocio hoy les diría que con alegría se preparen para vivir esta vida como una gran aventura”

D. Héctor Andrés Luna, nacido en San Martín, Buenos Aires (Argentina) entró en el Seminario a los 20 años, y fue ordenado el 19 de noviembre de 1994 en su país natal. Actualmente es vicario parroquial de Santo Ángel Custodio, en el Zaidín y misionero del Instituto del Verbo Encarnado.

¿Cómo lo llamó el Señor a ser sacerdote y misionero?

Soy converso, no me acercaba a la Iglesia para nada aunque había recibido los sacramentos de iniciación cristianos. Mi padre falleció cuando yo tenía 13 años y ahí comencé a vivir en caída libre, fiestas, noches, mi propio dinero. Mi conversión fue muy fuerte, a los 18 años, cuando quise confesarme no pude decir ni una palabra del dolor y arrepentimiento tan fuerte que sentía por mis pecados.

Precisamente mi conversión fue en una discoteca, de pronto Dios me dio la compresión de que si seguía así mi alma se perdería, por mis pecados, estaba muy alejado de Él. La misericordia de Dios me hizo entender esto. Volví a ir a la Iglesia, leyendo el Nuevo Testamento me impresionó San Pablo y también la vida de San Francisco, yo quería vivir eso, me atraía la misión. Empecé un proceso de búsqueda de mi vocación que duró varios años hasta que me determiné a ir a la Basílica de Luján y entré en el Camarín de la Virgen, allí fue donde entendí que mi llamada era a la vida misionera. Entré en el Instituto del Verbo Encarnado en 1987 para estudiar filosofía y teología.


El próximo 19 de noviembre celebrará su 25º aniversario de Ordenación sacerdotal, ¿cómo vive este momento?

La palabra que lo define es acción de gracias. Aunque la conversión es un proceso en el que sigo caminando, veo que tengo que seguir entregándome cada vez con más radicalidad a la evangelización y a la misión.


¿Dónde ha trascurrido su vida pastoral como misionero?

He estado varios años en Perú, Ecuador, Argentina, Chile trabajando en general con jóvenes, he vivido desastres naturales, también el trabajo en zonas muy pobres azotadas por los narcos y jóvenes pertenecientes a bandas muy violentas. También estuve enfermo de dengue varias veces. Llegué a Granada en 2012 para servir en la parroquia de Santo Ángel Custodio. Recuerdo que cuando llegue me dedicaba a visitar las casas de los fieles, a los enfermos, me gusta conocer a la gente en sus casas. Granada no tiene nada que ver con América Latina.


¿Cuáles son las principales diferencias que usted destacaría de la pastoral en Europa y América Latina?

En América la parte material es muy precaria, aquí es al contrario. La gente tiene muchas más cosas materiales, aunque también hay carencias, pero no es la pobreza extrema de América Latina. Hay un gran desierto vital en el corazón de la gente en Europa, veo muchos más rostros tristes aquí. Allí nos alegramos con cualquier cosa. Sin embargo el cristiano está mucho más formado y comprometido aquí. Pero de América Latina yo destacaría la alegría, cada parroquia es una fiesta, aquí creo que eso no lo hay por el gran vacío de Dios que existe, Él es la fuente de esa alegría y por eso tenemos que llevarlo a las casas y a todos. Creo que es una gran medio de evangelización llevar a la gente al Santísimo Sacramento, el apostolado de oración.


¿Cuál es la mayor bendición de la vida sacerdotal para usted?

Son muchísimas las alegrías que uno tiene. Si tuviera que destacar alguna es la posibilidad de atender a las personas en sus problemas, poder ser instrumento para que encuentre la paz en su corazón, que se encuentre con Jesucristo.


¿Y el principal desafío?

La perseverancia. Mantenerse firme en el seguimiento. El mayor desafío es alcanzar la santidad manteniéndose fiel frente al ateísmo y todo los mundano. El desafío mayor está en mi interior, si realmente uno le ha dado el corazón totalmente a Cristo. Ojalá que cuando yo pasé como misionero, lo que se haya quedado en la vida de la gente Cristo.


¿Qué le diría a los jóvenes que se sienten llamados a ser sacerdotes?

Que si sienten la moción de Cristo en el alma eso es un don. El tesoro escondido en el campo. Si Dios les hace ese regalo no hay que tener miedo, con generosidad y grandeza de alma, con alegría seguirle sabiendo que es un seguimiento en la cruz para la Resurrección, que es lo que nos hace plena la vida. Una vez que uno concreta la llamada hay que prepararse para vivir toda una vida de aventuras. No hay aventura mayor que la de ser misionero, en mi caso.


¿Tiene sentido vivir la castidad y el celibato hoy?

Sí. Dios da la gracia, aunque es una lucha entre el espíritu y la carne. Es importante entender la castidad como signo de fecundidad. Gran cantidad de jóvenes hoy santos han sido muy fecundos, la castidad es lo que más te hace ser padre. Yo soy sacerdote y soy padre espiritual. La castidad es amar a Dios con libertad y con un corazón sin divisiones. Tenemos una esposa, es la Iglesia. Es una vocación de plenitud y realización.


¿Cuáles son sus aficiones?

Yo antes quería ser militar, siempre me ha encantado hacer deporte, artes marciales, etc. Además del deporte en general, tengo una pasión profunda en el corazón por el fútbol. Es una pasión ver partidos de fútbol. También me apasiona la orfebrería.


¿Cuál ha sido su mayor aventura en estos años?

He tenido muchas pero por ejemplo recuerdo celebrar la Misa en la montaña en Perú después de dos días de camino a pie, estaba cansadísimo, me encontré a una anciana ciega acompañada de una niña que venía en burro, me pidió confesarse. Valió la pena toda aquella subida solo por atender su alma. También bautizar a una persona de 110 años fue toda una experiencia.


María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Granada Fri, 26 Jul 2019 11:24:26 +0000
“Leer el Nuevo Testamento revolucionó mi vida, el proyecto de Jesús me pareció algo extraordinario que yo quería llevar a todos” http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51670-“leer-el-nuevo-testamento-revolucionó-mi-vida-el-proyecto-de-jesús-me-pareció-algo-extraordinario-que-yo-quería-llevar-a-todos”.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51670-“leer-el-nuevo-testamento-revolucionó-mi-vida-el-proyecto-de-jesús-me-pareció-algo-extraordinario-que-yo-quería-llevar-a-todos”.html “Leer el Nuevo Testamento revolucionó mi vida, el proyecto de Jesús me pareció algo extraordinario que yo quería llevar a todos”

Entrevistamos a D. Serafín Castellano López, sacerdote granadino nacido en Alfacar, en el seno de una familia dedicada al negocio del pan. El próximo 20 de septiembre celebrará el 50º aniversario de su ordenación sacerdotal que con “mucha alegría” tuvo lugar en 1969.

¿Cómo fue su llamada vocacional?

Tuve una infancia difícil porque mi padre enfermó y con 12 años tuve que hacerme cargo de la panadería y el negocio familiar. Me volví muy egoísta, materialista, la gente me engañaba porque me veían muy joven, también era una época difícil en España, había hambre y paz racionado. En esa lucha cada vez fue perdiendo más la ilusión por vivir, no tenía ilusión por nada. Un amigo me regaló el Nuevo Testamento y ahí encontré mi razón, en el proyecto de Jesús, que merecía la pena y que quería darlo a conocer, era algo nuevo y extraordinario para mi. A través de Acción católica comencé a trabajar con niños y a partir de ahí me sentí llamado a ser sacerdote. Entré en el Seminario en 1961, a los 29 años.


¿Qué significa para usted cumplir el próximo 20 de septiembre 50 años como sacerdote?

Le doy muchas gracias a Dios porque yo no merecía nada de esto. El perdón de Dios, su amor y su misericordia es tan extraordinario que hace de nosotros personas nuevas. Agradezco la delicadeza de Dios por fijarse en mí, he sido muy feliz, y a través del Espíritu Santo creo que he podido anunciar el mensaje de Cristo, decirle al mundo que merece la pena el proyecto que Jesús ha traído al mundo.


Hablemos de sus destinos pastorales en la diócesis.

Mi ministerio pastoral comenzó en Loja, Riofrío, anunciando con mucha alegría el Evangelio, un Dios que está con nosotros cada día, yo he disfrutado mucho de eso, me compré una moto e iba a todos lados en ella cantando salmos y bendiciendo al Señor de alegría por haberme llamado a este camino. He estado siempre muy volcado con la gente joven. También he estado en Montefrío, tres años en misión en Venezuela, luego Órgiva, Cájar y por último el Monasterio de Santa Isabel La Real.


¿Cuál es la principal bendición de la vida sacerdotal para usted?

Lo primero la elección de Dios para seguirle como sacerdote y también por supuesto la gente a la que uno sirve y se va encontrado.


¿Y el principal desafío?

El mundo actual, el contexto tan materialista y también ateo en el que vivimos, que todo se pone en duda, que prescinde de Dios, eso nos influye incluso sin darnos cuenta. El peligro es que los cristianos nos dejemos arrastras por lo mundano, sin duda es la gran tentación.


¿Qué le diría a los jóvenes que se sienten llamados a ser sacerdotes?

¡Les daría la enhorabuena! Y los animaría a no tener miedo, Dios está con nosotros cada día de nuestra vida. 


¿Cuáles son las principales diferencias de la vida del sacerdote cuando se ordenó a la sociedad de hoy en día?

En décadas anteriores la vida parroquial era mucho más dispuesta. Hoy en día es más difícil atraer a las personas a la Iglesia por lo que los sacerdotes tenemos que ser mucho más cercanos, un trato más personal, de tú a tú, de casa en casa, gran ejemplo de esto es la forma pastoral del Papa Francisco. Hay que comunicarse con la gente, compartir con ellos lo bueno y lo malo.


¿Merece la pena seguir a Jesús?

¡Sin duda! Para mí no hay otra cosa. Mi vida sin Dios no tiene sentido.


¿Cuál hubiera sido su vida si hubiera elegido otro camino fuera del sacerdocio?

Mis planes antes de que el Señor me llamara eran formar un hogar, casarme, tener una familia. Hubiera seguido trabajando en la panadería aunque para mí era una responsabilidad demasiado grande. Hubiera vivido una vida cansado de esa responsabilidad y quizás también me hubiera gustado dedicarme a la pintura, siempre me ha encantado pero por cuestión de recursos mis padres no pudieron enviarme a ninguna escuela. Aun así en mi vida sacerdotal he seguido pensando, tengo más de mil obras propias.


María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Granada Fri, 26 Jul 2019 11:18:52 +0000
La Delegación de Migraciones se mantiene activa a la ayuda de los migrantes durante el verano http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51656-la-delegación-de-migraciones-se-mantiene-activa-a-la-ayuda-de-los-migrantes-durante-el-verano.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51656-la-delegación-de-migraciones-se-mantiene-activa-a-la-ayuda-de-los-migrantes-durante-el-verano.html La Delegación de Migraciones se mantiene activa a la ayuda de los migrantes durante el verano

La Delegación de Migraciones afronta estos meses de estío y de mayor flujo de migrantes en las costas granadinas. Desde la diócesis se han ido sumando iniciativas de ayuda en los últimos meses como la puesta en marcha del protocolo PECOL o los diversos espacios de acogida utilizados o cedidos a la diócesis, dentro de lo que se conoce como el proyecto PAIS.

La diócesis no es ajena a la problemática de los migrantes que atraviesan nuestras costas buscando otro futuro o escapando de una situación insostenible en su país de procedencia. La atención en Granada está especialmente dedicada preferente a subsaharianos pues normalmente es el colectivo migratorio más vulnerable. Varios de los acogidos han sido menores que han estado en centros tutelados de la Junta y que tienen que salir por ley al cumplir los 18 años.

Algunos de los espacios diocesanos infrautilizados se abrieron en el llamado Proyecto PAIS. De este modo, la diócesis ha habilitado varios pisos de acogida como los cedidos por los jesuitas situados en el Paseo de la Cartuja y que sirven ahora para la acogida de migrantes de entre 18 y 30 años. Aquí hay más de una quincena de personas que encuentran un techo mientras encuentran una salida a su situación.

Además de estos espacios cedidos por los jesuitas, hay otras congregaciones religiosas que han cedido sus instalacines como las religiosas del Sagrado Corazón, que han permitido la habilitación de otro piso en el Zaidín, pensado en este caso para mujeres con niños. Igualmente. la Fundación Fray Leopoldo también abre todas las tardes las puertas de la antigua residencia de los Capuchinos a talleres de integración e idioma sostenidos por multitud de voluntarios. Sea como fuere, se trata de recursos que se encuentran lógicamente saturados y en lista de espera.

TRATO HUMANO ANTE EL FLUJO “IMPARABLE”

El Delegado de Migraciones en Granada, D. Manuel Velázquez, explica que el flujo migratorio es “imparable” y que, si bien ahora puede aumentar un poco debido a las mejores condiciones meteorológicas, “sigue siendo un problema mientras no se atajen las causas”. Especialmente dramática es esta “inmigración de la desesperación”, esas personas que tienen que salir por fuerza de sus países “porque les han robado su sitio en el mundo o no pueden vivir por el hambre, por las guerras y demás situaciones insostenibles”, comenta.

“Hay que recordar lo de san Juan XXIII cuando decía que contra el derecho a emigrar, está el derecho a no tener que hacerlo. Se trata de migraciones forzadas en la mayor parte de los casos”, dice D. Manuel Velázquez. “El migrante lo que más espera y necesita es que se le tienda una mano, y que nos reconozcamos como seres humanos y nos miremos a los ojos y realmente escuchemos su peripecia vital, su historia. No solamente hay que abrirles nuestros espacios infrautilizados, sino sobre todo nuestro corazón y nuestra amistad”.

Una de las novedades logradas por iniciativa de la Delegación de Migraciones ha sido la aprobación del protocolo de emergencia PECOL, que permite articular una acogida colectiva de migrantes de forma organizada durante un plazo máximo de 30 días y con una confluencia de recursos públicos y privados. Esta iniciativa, en la que están implicadas hasta 46 entidades sociales, ofrece durante ese periodo un servicio de asesoría jurídica, asistencia sanitaria, traducción y a la vez un acompañamiento personal y profesional que les permite seguir adelante en su viaje, ya que la mayoría de migrantes no dejan de estar de paso.

“Muchos tienen su proyecto migratorio y sus contactos, y lo que hacemos es ayudarles a que sigan adelante”, comenta el Delegado, “luego además los que tienen derecho a asilo y lo demandan suelen encontrar otros recursos”.


Ignacio Álvarez
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Granada Fri, 26 Jul 2019 11:03:40 +0000
“En mi vida sacerdotal siempre lo más importante ha sido la disponibilidad y el espíritu de servicio a los demás” http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51654-“en-mi-vida-sacerdotal-siempre-lo-más-importante-ha-sido-la-disponibilidad-y-el-espíritu-de-servicio-a-los-demás”.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51654-“en-mi-vida-sacerdotal-siempre-lo-más-importante-ha-sido-la-disponibilidad-y-el-espíritu-de-servicio-a-los-demás”.html “En mi vida sacerdotal siempre lo más importante ha sido la disponibilidad y el espíritu de servicio a los demás”

D. José María Fernández de Haro, sacerdote granadino ordenado el 12 de abril de 1969 ha cumplido este año su 50º aniversario de ministerio sacerdotal. Ya jubilado y residente en Málaga aún sigue dedicándose a los demás, especialmente a los que se encuentran en “las periferias”, los alejados de Dios.

Cuéntenos como fue su llamada vocacional.

Desde pequeño era monaguillo en el Convento de las Carmelitas, me llamaba la atención, quería ser sacerdote. Estudié en los Salesianos en Granada y después en Antequera. Ingresé en el Seminario de los Salesianos de Antequera en 1953 y me ordené un 12 de abril de 1969 en Sevilla. Volví a Granada en 1986 sirviendo desde entonces como pastor en la diócesis.


¿Qué ha significado para usted cumplir estos 50 años como sacerdote?

“Servir y dar la vida” era el lema de la foto de grupo que hicimos el día de mi ordenación. Mi lema como sacerdote es “Heme aquí”. Yo siempre tuve muy claro que tenía que estar disponible para servir donde me enviasen. Esta disponibilidad ha llegado hasta el extremo, en estos 50 años he tenido 17 destinos diferentes en varias provincias y para mí eso ha sido muy importante. El Señor es el que en último término ha llevado a buen término todo lo que yo haya podido hacer.

Háblenos de sus destinos pastorales en la diócesis

Mi servicio pastoral en Granada comenzó como coadjuntor en Almuñécar, y también dando clases en el instituto, después pasé por La Herradura, Albondón, Albuñol y en 1997 llegue a la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación, en Motril, que para mí fue de los destinos más inesperados, estaba recién llegado a la diócesis Mons. Antonio Cañizares como arzobispo de Granada, y para mi fue una sorpresa ser nombrado párroco de Nuestra Señora de la Encarnación. Mi último destino fue la parroquia de Santa Teresa a la que actualmente sigo visitando de vez en cuando.


¿Cuál es la principal bendición de la vida sacerdotal para usted?

Sin duda la gente que he podido conocer a lo largo de mi ministerio, me he sentido querido y acogido.


¿Y el principal desafío?

Mantenerse siempre disponible y obediente sin apegarse a nada. La disponibilidad es fundamental.


¿Qué le diría a los jóvenes que se sienten llamados hoy en día a ser sacerdotes?

Los animaría a dar su sí al Señor y también a prepararse muy bien, no andarse por las ramas ni a medias.


¿Cuáles son sus aficiones?

Me gusta mucho leer, viajar también, conocer mundo y gente.


¿Cuál es el sacramento más especial para usted?

Sin duda la Eucaristía. Mi centro es la Eucaristía y procura celebrarla con toda devoción y teniendo presente al mundo entero, Cristo murió por todos y la Eucaristía es para todos sin excepción, eso yo lo llevo en el alma, y coloco en ella como intención a los que más sufren y más lo necesitan.

¿Qué experiencia le queda aún por vivir?

Tal vez me gustaría poder estar en Roma con el Papa Francisco igual que estudié mis tres años de filosofía allí en los tiempos del San Juan XXIII. También me quedé con las ganas cuando era joven de partir en misión a otro país. En mi vida siempre me ha gustado estar con aquellos a los que nadie echa cuenta.


María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Granada Fri, 26 Jul 2019 11:01:16 +0000
“Dios es trascendente en el mundo pero no forma parte del él, Dios no es mundano” http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51649-“dios-es-trascendente-en-el-mundo-pero-no-forma-parte-del-él-dios-no-es-mundano”.html http://www.odisur.es/noticias/granada/item/51649-“dios-es-trascendente-en-el-mundo-pero-no-forma-parte-del-él-dios-no-es-mundano”.html “Dios es trascendente en el mundo pero no forma parte del él, Dios no es mundano”

Entrevistamos a D. Alfonso García Nuño, sacerdote y profesor de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso en Madrid, que reflexionó sobre el orden trascendental de las cosas en relación a la sacramentalidad en el VII Congreso Internacional “Más allá de la Fe Secular” celebrado en Granada.

Hablemos sobre la pro-sacramentalidad que da título a su ponencia.


Desde la teología hay muchos estudios sobre la adecuación de determinados tipos de realidades para determinados sacramentos. Por ejemplo el agua, el significado y uso que tiene y su adecuación por ejemplo para el Bautismo. Yo me planteo la sacramentalidad en general que va más allá de los siete sacramentos. El orden trascendental es el orden en que las cosas tienen aspectos en común entre sí y tienen que ver con todo lo que las rodea, ahí es donde se mueve el orden trascendental de las cosas.

Cada objeto es real. Todas las cosas tienen en común que son reales, pero sin embargo son realidades dentro de “la realidad”. Esto es un mundo en el que las cosas tradicionalmente se ha dicho que tienen unas propiedades por el mero hecho de ser reales. Las cosas tienen propiedades propias y otras en común entre todas.


¿Cómo ayuda la metafísica a entender el orden sacramental?

Todas las cosas pueden ser inteligidas, sean materiales o espirituales.
El mundo del orden trascendental que trata la metafísica nos puede ayudar a comprender la sacramentalidad y ver como la realidad está abierta para poder formar parte de esta realidad de sacramentos.

La sacramentalidad es como un puzzle que uniendo fragmentos muestra un todo pero lo que aporta la metafísica desde el punto de vista del lema del Congreso es ver esa unidad del todo del modo más último.


Ponga algún ejemplo de esa apertura de las cosas a los trascendente.

Una mesa está hecha de madera, pero la madera por sí misma no es una mesa, pero este material está abierto a que manipulando sus propiedades pueda convertirse en otra cosa.

Aunque las cosas estén abiertas para darles un determinado sentido no todas están abiertas a todo ni a lo mismo. Lo mismo que vemos en las propiedades de la materia digamos que el orden trascendental también está abierta para la sacramentalidad, para ser utilizadas en un determinado sacramento.

También dentro de esta sacramentalidad hay otras cosas, por ejemplo, el agua se usa para el Bautismo, pero también está dentro de la sacramentalidad el agua bendita, que es un sacramental pero no un sacramento en sí.


¿Qué es la realidad cismundana de la que también habla en su conferencia?

Son las cosas de este mundo. Dios es real entonces la realidad cismundana es la que está hacia dentro del mundo, la trasmundana es Dios. La realidad sin más incluiría también a Dios porque él es algo real. Lo cismundano trata lo que sería de nuestro mundo, es decir, lo que no es Dios.


¿Dios está entonces en todo o no?

Lo curioso de Dios es que es trascendente en el mundo pero no forma parte de este mundo porque Dios no es mundano. Si fuera mundano sería relativo hacia las otras cosas del mundo y estaría definido por eso, ya no sería absoluto, necesitaría de otras cosas para ser Dios. Dios entonces habría creado por necesidad propia, entonces no podríamos hablar de una Creación libre si fuera creada por necesidad.


¿Qué le parece la iniciativa de este Congreso?

Me parece algo muy positivo. Especialmente nuestra visita a la Abadía del Sacromonte fue magnífica, desde luego es un lugar que podría ser de nuevo una sede universitaria extraordinaria.


María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Granada Fri, 26 Jul 2019 10:45:25 +0000