Pueblo, nación y unidad, en Europa

El ex político europarlamentario Rocco Buttiglione y profesor invitado en la Diócesis habla en Granada sobre el retroceso progresivo de Europa en la ponencia que ha ofrecido esta semana.

El ex político italiano Rocco Buttiglione, que fue eurodiputado y actualmente es profesor invitado en el Instituto de Filosofía “Edith Stein” de la Archidiócesis de Granada, ofreció en Granada una aproximación sobre a situación de Europa, el concepto de pueblo y de identidad nacional. Lo hizo en la conferencia que, con el título “Europa avanza progresivamente hacia atrás”, ofreció esta semana en el Centro Cultural del Arzobispado.

Buttiglione arrancó su intervención recordando a los llamados “padres fundadores de la Unión Europea”, quienes, gracias al Acuerdo suscrito en los años 50 para el carbón y el acero (CECA), Europa iniciaba el camino que configura la actual Unión Europea y la construcción de instituciones tendentes a la unidad de los ciudadanos del Viejo Continente.

La caída del Muro de Berlín y del comunismo, la reunificación de Alemania, el papel político de Helmut Kohl -que fue canciller alemán entre 1982 y 1998- y su homóloga años más tarde Angela Merkel, y el euro como moneda común, entre otras cosas, son algunos de los hitos que recordó a los asistentes el ex europarlamentario.

Rocco Buttiglione se detuvo en profundizar en el concepto de “pueblo”, especialmente desde la elección de san Juan Pablo II como pontífice en 1978, procedente de Polonia, donde el santo pontífice subrayaba, en medio del contexto comunista, la necesidad de que los polacos volvieran a “afirmar su propia fe”.

Además del concepto de pueblo y nación en el proyecto europeo, el ex político, que colabora como profesor en el Instituto de Filosofía “Edith Stein” de la Archidiócesis, aludió también a los valores cristianos de la Constitución Europea y al concepto cultural y de raíces de identidad cristiana. “La Constitución es el hecho con el que nos reconocemos como pueblo y se constituye un pueblo europeo”, afirmó. Asimismo, Buttiglione alertó de una Europa de “individualismo absoluto”, fomentada por el auge de “derechos individuales” frente a ese concepto de unidad como pueblo. “Es posible construir un pueblo”, señaló. Del concepto de nación, Buttiglione subrayó que “la nación no puede vivir cerrada en sí misma. Cada nación vive en relación con las otras naciones. La unidad debe hacerse en el respeto de todos”, destacó el profesor Buttgilione, que aludió, asimismo, a la búsqueda de un puesto de trabajo y la inmigración como dos de los retos a los que se enfrenta Europa en la actualidad.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada