El Obispo de Guadix peregrinó a los lugares del mártir Beato Fortunato Arias, natural de Almaciles Destacado

El Obispo de Guadix, Mons. Ginés García, ha visitado en el día de ayer, 19 de agosto, los lugares vinculados a la vida del Beato Fortunato Arias, natural de Almaciles y asesinado en la Guerra Civil Española.

La peregrinación surgió con motivo de la visita pastoral que D. Ginés García Beltrán realizó a las parroquias de Almaciles y Puebla de Don Fadrique hace unos meses.

Junto con Mons. García, han participado en dicha peregrinación los familiares del beato, dos sacerdotes hijos de Almaciles, el párroco de la Puebla de Don Fadrique, el secretario del Obispo y el rector del Seminario Diocesano.

La visita ha tenido un carácter vocacional, pues Fortunato fue formador del Seminario de Murcia y Secretario del Obispo de entonces.

También se ha visitado la iglesia de la Asunción de Hellín, de donde el beato Fortunato era párroco cuando lo martirizaron. Allí se han rezado solmenes vísperas. En esta iglesia se conserva el crucifijo que besó cuando lo fusilaron, el cáliz de su primera misa y el reloj que regaló al miliciano antes de morir. Se cuenta que, bajo confesión, el soldado devolvió el reloj pues cuando le daba cuerda se paraba a la hora del martirio.

La Santa Misa la han celebrado en la parroquia de la Purísima, de El Palmar, pues aquí se encuentran los restos mortales de este buen sacerdote y, aun siendo asesinado en Hellín, su hermano Félix autorizó el traslado del cuerpo, ya que en El Palmar lo querían mucho.

Biografía

Fortunato Arias Sánchez (Almaciles, Granada, 11 de junio de 1891 - Hellín, Albacete, 12 de septiembre de 1936) fue un sacerdote católico asesinado por milicianos republicanos durante la Guerra Civil. Fue beatificado el 28 de octubre de 2007 por el Papa Benedicto XVI.

Tras cursar estudios eclesiásticos en Murcia se ordenó sacerdote en 1918. Fue cura párroco de El Palmar (Murcia) y posteriormente ecónomo de la iglesia de la Asunción de Hellín y arcipreste.

El inicio de la Guerra Civil le sorprendió en Hellín, que quedó en zona republicana. Fue encarcelado en agosto de 1936 en el marco de la persecución contra la Iglesia Católica que se desató en la retaguardia republicana. El 12 de septiembre fue sacado de la prisión y fusilado por milicianos en el lugar conocido como «Cañada de los Pozos», en las afueras de Hellín.

En una carta de despedida escrita pocos días antes de su muerte a su hermano afirmaba: "No recuerdo haber dado ocasión a que se me persiga y me satisface pensar que la causa única de todo es mi carácter sacerdotal. Morir así es un verdadero y glorioso martirio, ¿qué mejor muerte podía yo imaginar?". Sus palabras expresan el profundo amor que profesó a Cristo y a su Iglesia en el ejercicio de su ministerio sacerdotal.

Su onomástica es el 6 de noviembre, coincidiendo con la conmemoración de los mártires del siglo XX. La parroquia de San Antón, de Almaciles, conserva una vértebra a modo de reliquia y en 2010 fue declarado hijo predilecto de la Puebla de don Fadrique. www.semanasantadebaza.com

Panel de Noticias

Noticias relacionadas