Guadix acogió una Vigilia de Oración por las Vocaciones con el testimonio de seminaristas Destacado

Los seminaristas de la diócesis de Guadix, tanto del Menor como del Mayor, participaron en la Vigilia de Oración por las Vocaciones, que se celebró en la iglesia de la Virgen de las Angustias, de la ciudad accitana, el lunes 18 de marzo.

La celebración, que estuvo presidida por el obispo, D. Francisco Jesús Orozco, contó con la asistencia de fieles, algunos de ellos jóvenes, que quisieron rezar por las vocaciones al sacerdocio. Esta celebración tuvo lugar en la víspera del día de San José, cuando la Iglesia celebra el Día del Seminario y, por tanto, invita a todos a rezar por las vocaciones y por los seminaristas.

La celebración comenzó con testimonios de jóvenes que valoran el éxito, el placer y el dinero como fuentes de realización personal. Frente a esto, el Evangelio nos recuerda, vino a decir el obispo en su homilía, que “Jesús rompe los esquemas: la felicidad no está́ en guardarse, no está́ en ser el más poderoso, o en experimentar más placer, no está́ en poseer o tener más cosas; la felicidad está en darse al otro, en perder la vida, en gastar la vida por los demás...” Y presentó el testimonio de vida sacerdotal de San Juan Pablo II, que dijo a los jóvenes en un encuentro con ellos que “vale la pena dedicarse a la causa de Cristo y, por amor a Él, consagrarse al servicio del hombre”. También ofrecieron su testimonio algunos seminaristas de la diócesis de Guadix: Guillermo, como seminarista del Mayor; Enrique, como seminarista del Menor; y Manolo Requena, que habló de su experiencia de Murcia. Al final, el sacerdote Antonio Fajardo, de Guadix, también ofreció su testimonio.

En la segunda parte de la Vigilia de Oración la protagonista fue la oración ante el Santísimo para pedir al Señor por las vocaciones. También la Virgen Madre estuvo muy presente en todo momento, ya que se celebraba ante la imagen de la Virgen de las Angustias, Patrona de Guadix. A María también fueron encomendadas todas estas peticiones.

Sin duda, ha sido una Vigilia de Oración intensa y necesaria, en víspera del Día del Seminario: un día para pedir al dueño de la mies que mande obreros a su mies porque los necesita. Y eso es lo que harán las parroquias en la jornada del martes 19 de marzo, día de San José. En todas.