La HOAC conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora Destacado

El próximo viernes, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Así, la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Jaén, ha organizado para el jueves 7 de marzo un acto conmemorativo. A las 6 de tarde, en el colegio Mayor «Josefa Segovia» se celebrará una reflexión y diálogo en torno a la celebración del Día de la Mujer Trabajadora.

"Tres mujeres nos expondrán su experiencia: sus proyectos, cómo les ha afectado la crisis y el hecho de ser mujer para llevarlos adelante, qué hacen en colaboración con otros para superar esta situación. Dialogaremos sobre cómo viven esta realidad las mujeres de nuestro entorno y qué estamos haciendo nosotros en esta realidad", explicaba José Ignacio Gámez, responsable Diocesano de Difusión de la HOAC-Jaén.

"Iniciamos una campaña el año pasado en defensa de los derechos de los trabajadores como un componente esencial del respeto a la dignidad de la persona y a la justicia que debe existir en el mundo. Esto ha traído aparejado en toda Andalucía una campaña de acciones, de reflexiones, de reivindicaciones, de denuncias... basándonos en algo que hoy, curiosamente, no se tiene en cuenta que es que la persona es y tiene que ser lo primero. En Jaén ya hemos realizado, dentro de esta campaña, varias actuaciones. Y ahora, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, pues también creemos que es una buena ocasión para poner de manifiesto la situación actual de la mujer en nuestra sociedad", continuaba Gámez.

Por su parte la presidenta diocesana de la HOAC, Maru Megina hacía hincapié en las evidentes desigualdades de la mujer, que se acrecientan con la crisis. "Hemos comprobado cómo en épocas de bonanza económica poco ha cambiado esta situación, y ahora con la crisis la situación de la mujer ha empeorado. Las políticas emprendidas (recortes sociales, reformas laborales, supresión de la dependencia,...) han empeorado las condiciones de vida y trabajo de la mujer, que soporta las repercusiones más perjudiciales de la crisis. A pesar de lo mucho que se ha avanzado en materia de igualdad entre hombres y mujeres en el plano normativo, constatamos que las mujeres siguen sin estar adecuadamente representadas en muchos ámbitos sociales, laborales, políticos y eclesiales. Por lo que son aún necesarios avances en la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral y la representación democrática, en la eliminación de estereotipos o en la erradicación de esa lacra que es la violencia de género. Solo el reconocimiento de la igual dignidad del hombre y la mujer nos permitirá construir un mundo más justo y el pleno desarrollo de todos y todas. Como miembros de la Iglesia, queremos seguir abriendo cauces a la corresponsabilidad de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia y mostrando el rostro materno de Dios".

Panel de Noticias

Noticias relacionadas