14 de noviembre, memoria litúrgica de San Diego de Alcalá

La Iglesia en Sevilla celebra hoy, 14 de noviembre, la memoria litúrgica de un nuevo santo diocesano: San Diego de Alcalá.

Nació en la localidad sevillana de San Nicolás del Puerto, e ingresó muy joven en la Orden de los Hermanos Menores (Franciscanos). Bastante viajero para lo que era normal en su época, dejó una huella indeleble en las Islas Canarias y en el cenobio de Santa María de Araceli, de Roma. En sus referencias biográficas se destaca su humildad y el empeño que puso en el cuidado de los enfermos.

Falleció en Alcalá de Henares (Madrid) el año 1463. Como curiosidad, la ciudad californiana de San Diego le debe el nombre a este santo cuya festividad se sitúa en el santoral un día antes, el 13 de noviembre, si bien se celebra hoy su memoria liturgica en Sevilla al coincidir con otro santo diocesano, San Leandro. Precisamente ayer se pudo venerar su cuerpo incorrupto en la Catedral Magistral de Alcalá de Henares.

Diego de Alcalá fue canonizado en 1588 por Sixto VI, y fue el único santo español del siglo XVI. El milagro más famoso de los que se atribuyen a su intercesión fue el de las rosas. Por eso, se le suele representar con rosas en las manos.