La detección temprana del síndrome de Asperger contribuye a mejorar el pronóstico

El síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo dentro del espectro autista que afecta a la comunicación e interacción social, desembocando en comportamientos rígidos, obsesivos y de pautas repetitivas.

Desde 2006, el Centro de Atención Infantil Temprana San Rafael atiende diariamente a usuarios con Asperger desde etapas muy tempranas del desarrollo, trabajando aspectos que implican una mejor comprensión del mundo social y que van desde saber interpretar expresiones faciales vinculadas a una emoción hasta enseñar las motivaciones que llevan a la gente a mentir, por ejemplo, para evitar un castigo.

El trabajo de estos profesionales no solo se limita a las relaciones sociales, sino que trabajan problemas relacionados con la mejora de aspectos del lenguaje, optimizar el desarrollo psicomotor, aumentar la tolerancia a los cambios o a la frustración o la hiperselectividad alimenticia, que afecta al rechazo a probar ciertas texturas. No obstante, desde el Centro de Atención Infantil Temprana San Rafael destacan la importancia de atender también al entorno del pequeño: “Desde la atención temprana del síndrome de Asperger podemos no solo detectar problemas en etapas claves del desarrollo, sino también localizar las dificultades en las relaciones con su familia y la adaptación al colegio, por ejemplo”, asegura Armando Montes, responsable del CAIT San Rafael.

El día a día de cualquier persona es eminentemente social y eso hace que haya una necesidad de interpretar los pensamientos, emociones e intenciones de los que nos rodean para poder ajustar nuestra conducta y tener éxito en las interacciones. “Los niños que tienen el síndrome de Asperger suelen presentar dificultades a la hora de percibir e interpretar estas señales y su comportamiento social tiende a ser rígido, no adaptado a las distintas situaciones, como por ejemplo, el grado de familiaridad con el interlocutor”, afirma Montes.

El CAIT San Rafael, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Granada, que en este 2019 cumple 13 años, atiende a niños y niñas de 0 a 5 años con trastornos del desarrollo o riesgo de padecerlos. La atención temprana pretende atender las necesidades de aquellos niños con trastornos del desarrollo desde una perspectiva multidisciplinar: psicología, logopedia, terapia ocupacional y fisioterapia, entre otras.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas