Asidonia-Jerez Oficina de Información de los Obispos del Sur de España https://www.odisur.es Wed, 12 May 2021 12:05:27 +0000 Joomla! 1.5 - Open Source Content Management es-es Decreto sobre la suspensión de actos de culto externo https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/61610-decreto-sobre-la-suspensión-de-actos-de-culto-externo.html https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/61610-decreto-sobre-la-suspensión-de-actos-de-culto-externo.html Decreto sobre la suspensión de actos de culto externo

Decreto del administrador diocesano de Asidonia-Jerez, D. Federico Mantaras Ruiz-Berdejo


Ante la actual situación de pandemia que padecemos y que está afectando de manera particular a las distintas poblaciones de nuestra Diócesis y considerando la proximidad de las celebraciones de Cuaresma y Semana Santa, después de haber hecho las consultas pertinentes y haciendo uso de mi potestad ordinaria,
DECRETO
La suspensión de todos los actos de culto externo organizados por Hermandades y Cofradías, y por Parroquias, asociaciones y otros grupos de fieles desde la fecha de publicación de este Decreto.
De igual modo exhorto a las Hermandades y Cofradías, Parroquias, asociaciones y otros grupos de fieles que durante algunos días de la Semana Santa mantengan sus templos abiertos y sus imágenes expuestas al culto para que los fieles puedan acercarse a visitar a sus santos titulares.
Pido a todos vivir con hondura y devoción la próxima Cuaresma, que es tiempo de gracia y conversión, animo a las Hermandades a mantener su labor caritativa con aquellas personas que lo pasan mal en estos momentos de crisis, y os invito también a participar con fe y piedad en las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa, especialmente en el Triduo Sacro, en el que celebramos el acontecimiento central de nuestra fe.
Acudimos a nuestra Madre, la Virgen Inmaculada, patrona de nuestra Diócesis, para que interceda ante su Hijo y nos libre pronto de esta pandemia.
Para que conste y surta los efectos oportunos lo sello y firmo con el refrendo del Secretario General-Canciller del Obispado.
Jerez de la Frontera a ocho de febrero de 2021.
Federico Mantaras Ruiz-Berdejo
Administrador Diocesano de Asidonia-Jerez

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Asidonia-Jerez Tue, 09 Feb 2021 13:06:37 +0000
Disposiciones para la diócesis de Asidonia-Jerez https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/56734-disposiciones-para-la-diócesis-de-asidonia-jerez.html https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/56734-disposiciones-para-la-diócesis-de-asidonia-jerez.html Disposiciones para la diócesis de Asidonia-Jerez

Carta del obispo de Asidonia-Jerez, Mons. José Mazuelos

¡¡¡ Que alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor!!! ( Salmo 121). Hoy más que nunca me gustaría que este fuera el sentimiento de todos los fieles de la Diócesis, ahora que volvemos todos, pastores y fieles, a retomar sin miedo pero con prudencia, la presencia en nuestros Templos a partir del próximo 11 de Mayo. Deseo que este tiempo de confinamiento esté siendo una oportunidad para fortalecer la Iglesia doméstica, la vida interior, valorar lo esencial y que a imitación de la Virgen María hayan sido momentos para meditar y conservar muchas experiencias en nuestro corazón delante del Señor. La Conferencia Episcopal Española, a través de su Comisión Ejecutiva, ha hecho una propuesta de medidas para las etapas de desescalada, y que cada Obispo tiene que concretar a la realidad de su Diócesis. Teniendo como base dicho documento, y haciendo nuestras las medidas sanitarias que en cada momento la autoridad competente ordene, en uso de mi jurisdicción ordinaria vengo en disponer y dispongo por medio de este Decreto las siguientes disposiciones:


1. Disposiciones de carácter general


1. Ante esta circunstancia, prorrogo la dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo. También, se invita las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo a que valoren la conveniencia de no salir de sus domicilios.
2. Se establece el aforo máximo de los Templos que la autoridad competente determine para cada fase (1/3 en la primera fase y 1/2 en la segunda) y respetar la distancia de seguridad.
3. En las Eucaristías dominicales, allí donde sea necesario y posible, procurar aumentar el número de celebraciones cuando haya mayor afluencia de fieles, a fin de descongestionar los Templos.
4. Se recomienda que los fieles hagan uso de mascarilla con carácter general, y que lleven consigo su propio gel hidroalcohólico.
5. Las pilas de agua bendita continuarán vacías.
6. Las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para no tener que tocar manillas o pomos.
7. El Templo de la Santa Iglesia Catedral estará a disposición para aquellas comunidades que necesiten un aforo adecuado a las celebraciones que necesiten
8. El Vicario de Pastoral, estará a plena disposición con las facultades necesarias para interpretar estas disposiciones, solventar las incidencias y casos particulares que puedan producirse.
9. En relación a las Primeras Comuniones, Bodas, Bautizos y otras celebraciones que hayan sido imposible celebrar durante el tiempo de pandemia, se ruega que se retome su celebración en cuanto sea posible bajo la organización de cada Párroco. Pido a sacerdotes, fieles y catequistas que todo se afronte en un clima de diálogo, sentido común, comprensión, flexibilidad y caridad pastoral.
10. Todas estas disposiciones, repito, siempre estarán a expensas de poder ser realizadas si la autoridad competente las permite.


2. A la entrada de las celebraciónes en el lugar de Culto


1. Es recomendable un servicio de orden para la apertura y cierre de las puertas de entrada al templo, la distribución los fieles, el acceso a la hora de comulgar y la salida de la iglesia al finalizar, respetando la distancia de seguridad
2. Ofrecer gel hidroalcohólico o algún desinfectante similar, a la entrada y salida de la Iglesia.

 

3. A tener en cuenta durante la celebración de la Eucaristía


1. El cestillo de la colecta se pasará durante el ofertorio como es habitual. La persona que preste este servicio usará de mascarilla y las medidas de seguridad oportunas.
2. El sacerdote celebrante en el lavatorio de la manos, junto al rito litúrgico, también desinfectará sus manos con gel hidroalcohólico.
3. El saludo de la paz, que es facultativo, se podrá sustituir por un gesto evitando el contacto directo.
4. La distribución de la comunión se hará de la manera acostumbrada, usando el sacerdote en la medida de lo posible mascarilla o pantalla protectora. Se ruega a los fieles que reciban la comunión en la mano, y que se limpien las manos con su gel hidroalcohólico justo antes de comulgar. El sacerdote que durante la comunión lo estime oportuno por causa concreta, se limpiará sus manos con gel hidroalcohólico, y siempre y en todo caso al finalizar la distribución de la comunión.


4. Medidas sanitarias y de higiene de los lugares de Culto


1. La limpieza e higiene de los lugares de Culto, así como las medidas sanitarias oportunas al lugar, se realizarán siguiendo las indicaciones y recomendaciones de la autoridad sanitaria competente.


5. Otras celebraciones litúrgicas


1. La celebración del Sacramento de la reconciliación y los momentos de escucha de los fieles: además de las medidas generales, se ha de escoger un espacio amplio, mantener la distancia social asegurando la confidencialidad y es recomendable el uso de la mascarilla.
2. Bautismo: Rito breve. En la administración del agua bautismal, hágase desde un recipiente al que no retorne el agua utilizada. En las unciones límpiese la zona de la unción con gel hidroalcohólico antes y después de realizarla. Observese la higiene de manos del ministro entre cada contacto cuando haya varios bautizandos.
3. Confirmación: En la Crismación síganse las mismas indicaciones que en el apartado anterior.
5. Matrimonio: Síganse las mismas disposiciones que para la celebración Eucarística.
6. Unción de enfermos: Rito breve. En la administración de los óleos síganse las disposiciones que en los apartados anteriores se han dado para las unciones.
7. Exequias y Funerales: Los funerales y las exequias seguirán los mismos criterios de la celebración Eucarística y siguiendo las disposiciones que la autoridad competente determine.


6. Visitas a la Iglesia para la oración o adoración del Santísimo


1. Seguir las pautas generales ofrecidas, evitando la concentración y señalando los lugares para la oración y la adoración.
2. No permitir visitas turísticas en la fases 1 y 2 de la desescalada.


7. Utilización del lugar de Culto para reuniones o sesiones formativas


1. Dichos encuentros en el lugar de culto se regirán siguiendo las disposiciones que en materia de aforo y distancia social hayan sido indicadas por la autoridad competente.

Exhorto a todos los fieles a vivir estos momentos con esperanza, confianza gozosa en el Señor, y responsabilidad dando ejemplo en todo momento de buenos ciudadanos. Ahora que muchas personas van a sufrir grandes necesidades no olvidemos poner todo nuestro empeño en que nuestras comunidades se conviertan en el rostro concreto de Cristo Buen Samaritano que no se desentiende de las personas que se encuentren en dificultad por los caminos de la vida.

Poniendo nuestra Diócesis en las manos del Señor, y confiando en la protección maternal de la Virgen María, firmo este Decreto con validez de aplicación a partir del próximo lunes 11 de Mayo, con el refrendo del Vice-Canciller del Obispado, en Jerez de la Frontera a 5 de Mayo de 2020.


+ José Mazuelos Pérez
Obispo de Asidonia-Jerez


Por mandato del Sr. Obispo

Miguel Ángel Montero Jordi, pbro.
Vice-Canciller

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Asidonia-Jerez Tue, 05 May 2020 11:52:09 +0000
Carta del obispo de Asidonia-Jerez https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/55896-carta-del-obispo-de-asidonia-jeréz.html https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/55896-carta-del-obispo-de-asidonia-jeréz.html Carta del obispo de Asidonia-Jerez

Carta de Mons. José Mazuelos

Queridos fieles de la Diócesis de Asidonia-Jerez:

Las circunstancias que estamos viviendo con tanta rapidez y cambio, están haciendo que los que tenemos la responsabilidad pastoral de las almas, estemos, día a día, tomando decisiones según nos van llegando nuevas informaciones sanitarias. Como sabéis, en estas circunstancias todos los fieles están dispensados de la asistencia a Misa, de ahí que he dejado a cada Párroco la libertad de discernir ante Dios, según las circunstancias de cada uno, qué medidas han de tomar en relación a la celebración de la Eucaristía y a la disponibilidad pastoral. No he querido dar ningún mandato de cierre de templos, teniendo en cuenta que la propia autoridad competente no ha prohibido “la asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias religiosas”, siempre y cuando se cumplan las medidas pertinentes (cf. Art. 11 del RD).

Considero que la Iglesia debe seguir actuando como un “Hospital Espiritual de Urgencias” para poder atender a las personas que necesiten alguna atención espiritual y sacramental. Las puertas abiertas de nuestros templos quieren ser un signo de que Dios y la Iglesia están presentes en medio del pueblo que sufre y pasa por malos momentos. La Iglesia quiere ser el refugio de los que tienen el alma rota, consuelo para los enfermos y desvalidos, bálsamo para los que necesitan perdón y refugio de los más pobres y necesitados que siguen recibiendo la ayuda de Cáritas. La Iglesia sigue celebrando exequias por los difuntos, reza por ellos y acompaña a sus familiares. La Iglesia es también lugar donde se sigue celebrando la Eucaristía, incluso cuando la celebra el sacerdote sin pueblo, intercediendo ante Dios por la salvación de las almas y por la terminación de esta pandemia.

Desde aquí os pido responsabilidad y fortaleza para que permanezcáis en vuestras casas y que sigáis las indicaciones que las autoridades sanitarias nos están dando. Aprovechad este tiempo, para que cada hogar cristiano se convierta en “Iglesia doméstica” donde oréis, leáis la Palabra de Dios y recuperéis costumbres maravillosas que el mundo ajetreado actual nos ha robado: el rosario, el ángelus, la oración de la mañana y no olvidaros la oración maravillosa a la Virgen que el Papa nos ha regalado. Usad la radio, la televisión, las plataformas digitales, que aunque no podrán nunca sustituir la riqueza del encuentro personal con el Señor, pueden ser medios que nos ayuden a sostener nuestra fe. Os pido que seáis generosos con todas las personas que lo necesiten y que estéis disponibles para ayudar a quienes estén pasando alguna necesidad en estos momentos. Quisiera que sólo acudierais a la Iglesia cuando tengáis una urgencia espiritual, mientras, quedaros en casa. Si os encontráis como aquel hombre medio muerto en medio del camino, acudid a vuestros sacerdotes, que como ministros del Buen Samaritano curarán las heridas con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza.

Invocando la protección del Señor y de María nuestra Madre, rezo por vosotros,


+ José Mazuelos Pérez

Obispo de Asidonia-Jerez

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Asidonia-Jerez Tue, 24 Mar 2020 13:27:59 +0000
Ante la situación que estamos viviendo https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/55818-ante-la-situación-que-estamos-viviendo.html https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/55818-ante-la-situación-que-estamos-viviendo.html Ante la situación que estamos viviendo

Carta del obispo de Asidonia-Jerez, Mons. José Mazuelos

Queridos fieles de la Diócesis de Asidonia-Jerez:

Las circunstancias que estamos viviendo con tanta rapidez y cambio, están haciendo que los que tenemos la responsabilidad pastoral de las almas, estemos, día a día, tomando decisiones según nos van llegando nuevas informaciones sanitarias. Como sabéis, en estas circunstancias todos los fieles están dispensados de la asistencia a Misa, de ahí que he dejado a cada Párroco la libertad de discernir ante Dios, según las circunstancias de cada uno, qué medidas han de tomar en relación a la celebración de la Eucaristía y a la disponibilidad pastoral. No he querido dar ningún mandato de cierre de templos, teniendo en cuenta que la propia autoridad competente no ha prohibido “la asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias religiosas”, siempre y cuando se cumplan las medidas pertinentes (cf. Art. 11 del RD).

Considero que la Iglesia debe seguir actuando como un “Hospital Espiritual de Urgencias” para poder atender a las personas que necesiten alguna atención espiritual y sacramental. Las puertas abiertas de nuestros templos quieren ser un signo de que Dios y la Iglesia están presentes en medio del pueblo que sufre y pasa por malos momentos. La Iglesia quiere ser el refugio de los que tienen el alma rota, consuelo para los enfermos y desvalidos, bálsamo para los que necesitan perdón y refugio de los más pobres y necesitados que siguen recibiendo la ayuda de Cáritas. La Iglesia sigue celebrando exequias por los difuntos, reza por ellos y acompaña a sus familiares. La Iglesia es también lugar donde se sigue celebrando la Eucaristía, incluso cuando la celebra el sacerdote sin pueblo, intercediendo ante Dios por la salvación de las almas y por la terminación de esta pandemia.
Desde aquí os pido responsabilidad y fortaleza para que permanezcáis en vuestras casas y que sigáis las indicaciones que las autoridades sanitarias nos están dando. Aprovechad este tiempo, para que cada hogar cristiano se convierta en “Iglesia doméstica” donde oréis, leáis la Palabra de Dios y recuperéis costumbres maravillosas que el mundo ajetreado actual nos ha robado: el rosario, el ángelus, la oración de la mañana y no olvidaros la oración maravillosa a la Virgen que el Papa nos ha regalado. Usad la radio, la televisión, las plataformas digitales, que aunque no podrán nunca sustituir la riqueza del encuentro personal con el Señor, pueden ser medios que nos ayuden a sostener nuestra fe. Os pido que seáis generosos con todas las personas que lo necesiten y que estéis disponibles para ayudar a quienes estén pasando alguna necesidad en estos momentos. Quisiera que sólo acudierais a la Iglesia cuando tengáis una urgencia espiritual, mientras, quedaros en casa. Si os encontráis como aquel hombre medio muerto en medio del camino, acudid a vuestros sacerdotes, que como ministros del Buen Samaritano curarán las heridas con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza.
Invocando la protección del Señor y de María nuestra Madre, rezo por vosotros,


+ José Mazuelos Pérez
Obispo de Asidonia-Jerez

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Asidonia-Jerez Fri, 20 Mar 2020 12:36:10 +0000
Mensaje de Navidad https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/54201-mensaje-de-navidad.html https://www.odisur.es/diocesis/asidonia-jerez/documentos/item/54201-mensaje-de-navidad.html Mensaje de Navidad

Mensaje de Navidad de obispo de Asidonia-Jerez, D. José Mazuelos

“Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor” (Lc 2, 11). Con estas Palabras invita el ángel a los pastores y a cada uno de nosotros a contemplar el misterio de la Encarnación de nuestro Dios. El misterio de ese niño pequeño en brazos de su Madre y que tenía por nombre Jesús.

Jesús vino a nosotros para mostrarnos el camino de la divinidad tan ansiado desde los tiempos de Adán y tantas veces frustrado a lo largo de la historia desde la torre de Babel. Y ese camino como brilla en el portal junto a María y José, no es el poder y el tener, sino un niño envuelto en pañales.
Nada prodigioso, nada extraordinario, nada espectacular se les da como señal a los pastores. Verán solamente un niño envuelto en pañales que, como todos los niños, necesita los cuidados maternos; un niño que ha nacido en un establo y que está acostado en un pesebre. La señal de Dios es el niño, su necesidad de ayuda y su pobreza. Sólo con el corazón los pastores podrán ver que en este niño se ha realizado la promesa del profeta Isaías: “un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Lleva al hombro el principado” (Is 9,5).
La señal de Dios es la sencillez. La señal de Dios es que Él se hace pequeño por nosotros. Éste es su modo de reinar. Él no viene con poderío y grandiosidad externa, sino como un niño necesitado de nuestra ayuda. No quiere abrumarnos con la fuerza, ni suscitar en nosotros el temor ante su grandeza. Pide nuestro amor: por eso se hace pequeño para que nosotros pudiéramos comprenderlo, acogerlo, amarlo.
Jesús nos muestra la Salvación de Dios. En el Niño divino recién nacido, acostado en el pesebre, se manifiesta nuestra salvación. Viniendo de lo alto, ilumina el horizonte y nos presenta a un Dios cuyo amor es más fuerte que las tinieblas y nos mira con ojos llenos de afecto, enamorado de nuestra pequeñez. Para expresar esa salvación que brota en Belén nada mejor que las palabras del Papa León Magno (430-461): “que nadie se considere excluido de esta alegría, pues el motivo de este gozo es común para todos; nuestro Señor, en efecto, vencedor del pecado y de la muerte, así como no encontró a nadie libre de culpa, así ha venido a salvarnos a todos. Alégrese pues, el justo, porque se acerca la recompensa; regocíjese el pecador porque se le brinda el perdón; anímese el pagano, porque es llamado a la vida…No puede haber lugar para la tristeza, cuando nace aquella vida que viene a destruir el temor a la muerte y a darnos la esperanza de una eternidad dichosa.”
Jesús como nos muestran los pastores, nos habla de encuentro y nos invita a caminar para encontrarlo con el corazón, con la vida, encontrarlo con la fe. Es por ello que en la liturgia de la santa Nochebuena nos presenta la Encarnación como una luz que irrumpe y disipa la densa oscuridad. “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló”. Esa luz nació en Belén y fue recibida por las manos tiernas de María, por el cariño de José, por el asombro de los pastores. La encontró la gente sencilla, dispuesta a acoger el don de Dios. En cambio, no la vieron los arrogantes, los soberbios, los que establecen las leyes según sus propios criterios personales, los que adoptan actitudes de cerrazón. Pidamos a San José que nos ayude a encontrar a nuestro Dios y dirijámonos a la Virgen Madre, diciendo: “María, muéstranos a Jesús”.
Jesús nos habla de la cercanía de Dios. Él ya no está lejos. No es desconocido. Se ha hecho niño por nosotros y así ha disipado toda ambigüedad. Se ha hecho nuestro prójimo. Al nacer en la pobreza de Belén, quiere hacerse compañero de viaje de cada uno. En el establo de Belén el cielo y la tierra se tocan. El cielo ha venido a la tierra y hace saltar de gozo a los ángeles que cantan de alegría porque lo alto y lo bajo, cielo y tierra, se encuentran nuevamente unidos; porque el hombre se ha unido nuevamente a Dios. La tierra ha quedado restablecida y es posible ahora, como recogen los Padres de la Iglesia, que los hombres y los ángeles canten juntos el canto de alabanza al Señor de toda la creación. Ahora es posible unirnos en esta liturgia con los coros celestiales y cantar la alabanza a nuestro Dios.
Jesús ha establecido la casa común y nos pide que la convirtamos en una casa acogedora para todos. De ahí deriva el compromiso del cuidado y respeto de la creación y la necesidad de superar los prejuicios, derribar las barreras y eliminar las divisiones que enfrentan a las personas y a los pueblos, para construir juntos un mundo de justicia y de paz.
Por último, pidamos al Señor que su nacimiento no nos encuentre ocupados en festejar la Navidad, olvidando que el protagonista de la fiesta es precisamente Él. Roguémosle que nos dé la humildad y la fe con la que san José lo miró y con el amor con el cual María lo contempló.
A todos os deseo una Feliz Navidad
+ José Mazuelos Pérez Obispo Asidonia-Jerez
26 diciembre, 2019

]]>
no-autor@odisur.es (Delegado Odisur) Asidonia-Jerez Fri, 27 Dec 2019 07:21:23 +0000