«El amor a Dios y a los hermanos es la insignia del cofrade»

Discurso pronunciado por el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, en el acto conmemorativo de la Agrupación de Cofradías de Pasión de Málaga celebrado en el Teatro Cervantes el 20 de marzo de 2021.

DISCURSO DEL OBISPO EN EL ACTO CONMEMORATIVO DEL CENTENARIO DE LA AGRUPACIÓN DE COFRADÍAS DE PASIÓN DE MÁLAGA

(Teatro Cervantes-Málaga, 20 marzo 2021)


1.- Un fraternal saludo a todos los que estáis siguiendo este emotivo Acto Conmemorativo del Centenario de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, tanto a los presentes en el hermoso marco del Teatro Cervantes como a los que participáis a través de los medios de comunicación.

Señor Presidente de la Agrupación, miembros de la Comisión del Centenario, autoridades, representantes de instituciones, cofrades y hermanos todos. Mi cordial saludo como Obispo de la Diócesis.

¡Queridos cofrades, muchas Felicidades y enhorabuena por este Centenario!


2.- En los meses de preparación a la celebración centenaria se han propuesto muchas iniciativas de diversa índole. Muchas de ellas se han podido realizar, pero otras han quedado en el baúl, a la espera de mejor ocasión; y no por falta de ilusión, sino por las restricciones de todos conocidas por causa de la pandemia.

Deseo felicitar expresamente al equipo que ha preparado el Centenario por su tenacidad e ilusión. ¡Que el Señor bendiga todos vuestros esfuerzos!


3.- La institución de la Agrupación, en 1921, la hizo un Obispo de Málaga, que fue declarado santo casi cien años después: Manuel González. No espero que el Obispo que celebra el primer centenario sea declarado santo por la Iglesia, pero confío plenamente en la misericordia de Dios, para que me acoja en su reino de inmortalidad cuando llegue el final de mis días terrenos.

Desde su constitución, la Agrupación ha llevado a cabo una ingente labor poliédrica: religiosa, cultural, social, artística, económica. Soy un defensor convicto de las cofradías y creo que un buen conocedor de las mismas, aunque alguien pudo pensar, a mi llegada a Málaga, que este Obispo no entendía nada de ellas.

Las actividades que podemos ver del mundo cofrade, son simplemente la punta del iceberg de un fondo mucho más rico y fecundo.


4.- En primer lugar, y como objetivo primordial, las cofradías nacen para promover la fe, el culto y la devoción a los Sagrados Titulares; y, simultáneamente, para ayudar a los hermanos necesitados. Digamos que el amor a Dios y a los hermanos es la insignia del cofrade. La doble dimensión, que corresponde al doble mandamiento del amor, que el Señor nos enseña, es el fundamento de toda cofradía: amor a Dios y a los hermanos.

No se pueden calibrar ni sopesar los frutos espirituales de tantas celebraciones, Misas, procesiones, rosarios, vigilias, adoraciones al Santísimo Sacramento, veneración de la Cruz redentora de Cristo, horas de oración, confesiones, penitencias. Todo eso representa un mar sin fondo; es decir, la parte más grande del iceberg, que subyace bajo el agua y que nunca podremos ver.


5.- Existe la otra dimensión importante, que las cofradías han cuidado: la caritativo-social. Somos seres sociables, que vivimos en comunidad; somos ciudadanos que compartimos destino eterno y nos ayudamos como hermanos en el camino hacia la eternidad.

La obra caritativo-social permanente de las cofradías de la Agrupación es ingente e incalculable; y no solo en nuestra ciudad, sino a través de proyectos en el extranjero. Y en momentos de mayor crisis económica, los cofrades se han volcado en cuerpo y alma, para subsanar y paliar necesidades básicas de otros hermanos y ciudadanos. La dimensión caritativo-social es uno de los objetivos por el que nacieron las cofradías.

¡Mi más sincero reconocimiento, queridos cofrades, por esta hermosa labor social y caritativa!


6.- Lo que se puede ver y contar son los aspectos más externos, que también tienen importancia en nuestra vida, porque el ser humano es somaticidad y espiritualidad a la vez.

Fruto de la fe en Cristo y en la Santísima Virgen María ha tenido lugar una gran actividad cultural. La Agrupación ha enriquecido esta dimensión en nuestra ciudad y todas las cofradías lo han hecho en sus respectivos lugares. Existe unas formas culturales, que son muy nuestras, producidas por el alma cofrade, como expresión de su fe.

El evangelio de Jesús de Nazaret es creador de cultura y, a la vez, transformador de las culturas; no se identifica con ninguna cultura, sino que está presente en todas ellas para iluminarlas y enriquecerlas.

En estos cien años Málaga ha sido impregnada de una cultura religiosa en sus expresiones y modos de pensar. No podemos imaginar nuestra querida Ciudad sin la referencia cultural de las cofradías, que han modelado un estilo de vida, un comportamiento, una manera de pensar y de expresarse.


7.- También la actividad artística ha sido enriquecida por la presencia del mundo cofrade, que ha sabido plasmar la belleza y la piedad religiosa en expresiones de arte pictórico y escultórico.

Lo mejor del arte en Málaga y en toda Andalucía es fruto de la fe en Dios y de la actividad cofrade. Tenemos muchas obras de arte anteriores a la fundación de la Agrupación; pero llevamos cien años de presencia cofrade agrupada, que ha recuperado arte perdido y ha creado nuevas formas de expresión.

Lo mismo podemos decir del arte musical, producido por la fe cofrade y expresada en grandes obras compuestas desde el amor a Dios y a los Sagrados Titulares. Música y canto, entrelazados, manifiestan el alma orante y penitente.

En este sentido felicitamos al autor de la marcha musical “Centenario”, D. Juan-Jesús López, y al autor del Cartel pictórico del Centenario, D. Raúl Berzosa.

Asimismo, la literatura ha sido enriquecida por la piedad popular de un pueblo que vive la fe, que goza de la alegría, que canta, baila y reza.


8.- Y existe otra dimensión, que cada vez es más apreciada: la potenciación de la economía por parte de las cofradías a través de múltiples actividades laborales, industriales, comerciales y turísticas.

De todos es conocido y valorado lo que aporta el mundo cofrade a la economía en Andalucía y, concretamente, en nuestra ciudad; la importancia del quehacer cofrade en este aspecto es de inestimable valor.

Como podemos apreciar, el mundo cofrade transforma y enriquece la sociedad. Desde la luz de la fe se apoyan valores tan importantes como la familia, el matrimonio cristiano, el respeto a la vida humana en todas sus fases, la justicia, el amor a la verdad, la defensa de las libertades, la política al servicio del bien común; y un sinfín de acciones que favorecen el crecimiento y la maduración de la persona humana.


9.- Termino con mi más cordial y fraterna felicitación por este Centenario de la Agrupación de Cofradías de Pasión de Málaga. ¡Muchas felicidades y enhorabuena! ¡Feliz aniversario!

Pido al Señor que os bendiga y siga dándoos su luz y su fuerza para ser verdaderos testigos de su amor y de la resurrección.

Con mi bendición.


+ Jesús Catalá

Obispo de Málaga

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas