Imprimir esta página

Corpus Christi. Eucaristía y caridad

Carta del arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo

Queridos hermanos y hermanas:

Celebramos en este domingo la solemnidad del Corpus Christi. En ella, todos
estamos convocados a renovar nuestra fe en el sacramento eucarístico, corazón de la
Iglesia, fuente y culmen de la vida cristiana. Todos estamos invitados a adorar al Señor,
a aclamarlo en nuestras calles y a ir caracterizando nuestra vida como una existencia
eucarística, modelada y marcada por este sacramento admirable.

En la solemnidad del Corpus Christi, la Iglesia en España celebra también el Día
de la Caridad. Cada celebración eucarística actualiza sacramentalmente la entrega de
Jesús en la Cruz por nosotros y por todos los hombres, haciéndose pan partido “para
la vida del mundo” (Jn 6,51). Aquí estriba la estrecha relación que existe entre el
misterio eucarístico y el servicio de la caridad. Nuestra participación en la Eucaristía
debe hacernos testigos de la compasión de Dios por cada hermano nuestro. El
encuentro íntimo con Jesucristo en el sacramento de su cuerpo y de su sangre, que
conlleva la comunión de nuestra voluntad y de nuestros sentimientos con los suyos,
nos debe impulsar a mirar a nuestros hermanos con los mismos sentimientos de Jesús,
con sus mismos ojos y con su mismo corazón, amándolos también “hasta el extremo”
(Jn 13,1). La participación en la eucaristía debe impulsarnos, pues, a hacernos, como
Jesús, “pan partido” para los demás y, por tanto, a trabajar por un mundo más justo
y fraterno. En la Eucaristía el Señor nos invita a acercarnos con amor a los pobres y
excluidos y nos dice como a los discípulos: “dadles vosotros de comer” (Mt 14,16).

Como afirmara el papa Benedicto XVI en su encíclica Deus caritas est, “la
unión con Cristo es al mismo tiempo unión con todos los demás a los que Él se
entrega. No puedo tener a Cristo sólo para mí; únicamente puedo pertenecerle en
unión con todos los que son suyos o lo serán” (n. 14). Por ello, la Eucaristía es fuente
y al mismo tiempo exigencia de reconciliación, de unidad, de compromiso por la
justicia y de empeño constante de los cristianos por transformar las estructuras injustas
para restablecer el respeto por la dignidad del hombre, creado a imagen y semejanza
de Dios.

En esta solemnidad la Iglesia nos recuerda que la Eucaristía sin la caridad se
convierte en un culto vacío, tantas veces denunciado por los profetas en la Sagrada
Escritura. Nos recuerda también que la caridad sin la Eucaristía se convierte en mera
acción social, en pura filantropía, que antes o después termina desvaneciéndose. Por ello,
la solemnidad del Corpus Christi es una oportunidad extraordinaria para afianzar la
vinculación entre Eucaristía y caridad, de modo que la adoración al Señor nos lleve a
descubrirlo en el hermano pobre y necesitado, y el ejercicio de la caridad revitalice y
refresque nuestras celebraciones eucarísticas, a menudo acartonadas y rutinarias. La
consideración de esta doble dimensión, anverso y reverso de un mismo misterio, nos
debe ayudar a todos, pero especialmente a los sacerdotes, a celebrar cada vez más
dignamente la santa Eucaristía, a favorecer el culto y la adoración eucarística fuera de
la Misa y hacer todo lo que esté en nuestras manos como Iglesia diocesana para servir
mejor a los pobres.

En este día del Corpus Christi pedimos al Señor que nos conceda unas manos
generosas para compartir nuestros bienes, aún los necesarios, con nuestros hermanos
necesitados. Hemos de pedirle también que nos conceda un corazón capaz de
conmoverse ante los pobres y los que sufren. El corazón es la sede de los sentimientos,
de la compasión y del amor abnegado. Del Corazón de Cristo presente en la Eucaristía
nace su entrega sacrificial por todos nosotros. Sintonizando con su Corazón, también el
nuestro nos impulsará a hacer de nuestra vida una donación de amor a todos nuestros
hermanos, especialmente a los empobrecidos como consecuencia de la crisis económica
y a cuantos yacen en las cunetas de nuestro mundo.

Al mismo tiempo que invito a todos los fieles de la Diócesis a ser generosos en
la colecta de este domingo, destinada a Cáritas, no puedo terminar mi carta semanal sin
saludar con afecto y gratitud al Director, Delegado episcopal, los voluntarios,
responsables y técnicos de nuestra Cáritas Diocesana y de las Cáritas parroquiales. Les
agradezco su entrega y los excelentes servicios que prestan a través de sus programas a
los más pobres, transeúntes, inmigrantes, familias desestructuradas y parados de larga
duración. Pido a los sacerdotes que consideren la Cáritas parroquial como un flanco
importante de la vida comunitaria. Si así fuera, faltaría a la parroquia algo fundamental.
Invito a todos a seguir fortaleciendo la genuina identidad cristiana de nuestras Cáritas y
a cuidar los fundamentos sobrenaturales de nuestro compromiso fraterno y solidario. En
la Eucaristía, vivida, celebrada y adorada, encontraréis cada día la fuerza para seguir
ofreciendo a nuestros hermanos más pobres motivos de esperanza en un futuro mejor.

Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.

+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla