Un sueño cumplido de la parroquia del Carmen de Aguadulce: las nuevas campanas repican por primera vez

El obispo, Mons. González Montes, ha sido el encargado de hacerlas sonar durante el histórico acto a las puertas de Nuestra Señora del Carmen en presencia de la comunidad cristiana y las autoridades locales

La parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Aguadulce vivía en la mañana del pasado sábado 16 de enero un “acto histórico” con la bendición de sus tres nuevas campanas para el campanario que se está construyendo en uno de sus laterales del templo parroquial. La ceremonia fue presidida por el obispo de la Diócesis, Mons. González Montes y supone un momento culmen de la ilusión de su párroco, D. Antonio Martín Acuyo y de toda la comunidad parroquial en dotar al moderno templo de una torre campanario.

Así lo expresaba el obispo en su alocución: “hoy damos gracias a Dios porque vemos realizada una ilusión de muchos años de esta comunidad, punto de partida para la finalización de la torre, que vemos que finalmente es un hecho gracias a la ayuda del municipio y a la ilusión de todos”. Tras la bendición, el prelado almeriense ha sido el encargado de tañer la campana principal, cuyo sonido ha sido reflejo de la ilusión y emoción de todos los presentes.

El párroco, D. Antonio Jesús Martín Acuyo ha agradecido igualmente la presencia del Obispo y la ayuda del Ayuntamiento, representado por su alcalde. D. Gabriel Amat y concejal delegado, así como a la hermana mayor y la teniente de hermana mayor de la Hermandad de Nuestra Señora del Carmen, que han preparado la ceremonia.

Tal como ha explicado, la campana más grande toma el nombre de la patrona de Aguadulce, Nuestra Señora del Carmen o del Monte Carmelo, mientras que la segunda en tamaño ha sido nombrada San José, “precisamente, y sin saberlo, cuando el Papa Francisco ha designado este año como ‘josefino’”, mientras que la última de ellas se denomina San Gabriel Arcángel, encargado de la Anunciación, “y será la que suene todos los días a las doce del mediodía, hora del Ángelus”.

Y es lo que harán estas tres campanas, anunciar, llamar, congregar. Así lo ha expresado el Obispo en la ceremonia de Bendición y en la posterior Eucaristía: “La propia palabra Iglesia significa ‘congregación’ y es lo que hace el toque de las campanas, congregarnos en asamblea. Que siempre que oigamos su voz nos acordemos de que somos una familia, que con ellas se fortalezca nuestra unidad”.

Junto al Obispo y el párroco, han concelebrado la Eucaristía el sacerdote D. Eduardo Muñoz, secretario particular del Obispo; D. Ginés García, sacerdote adscrito a la parroquia; D. Ramón Garrido, párroco de la vecina parroquia de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor; y D. Arcadio Barber, uno de los capellanes del colegio Altaduna-Saladares.

A pocos metros del lugar donde han sido bendecidas las campanas, se alza ya la torre campanario que la parroquia de Nuestra Señora del Carmen ha construido en base al proyecto original del templo y gracias al tesón de su párroco, que en estos años ha llevado a cabo numerosas iniciativas para lograr los fondos necesarios: venta de velas, de mascarillas e incluso de llaveros con una réplica de las campanas. Un trabajo incansable que ha completado la subvención otorgada por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar para esta construcción histórica.

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas