Cáritas Cádiz sigue manteniendo su apoyo a las familias afectadas por la pandemia a pesar del fuerte aumento de las peticiones de ayuda

Desde que diera comienzo el estado de alarma, hace ya más de un mes, Cáritas Diocesana de Cádiz tiene organizado sus servicios para no dejar a ninguna persona de las que acompaña sin ayuda. Para ello, los equipos de voluntarios de Cáritas en las parroquias, lugar desde donde se realiza el acompañamiento de personas y familias y se atienden sus necesidades básicas, han seguido prestando, en la mayoría de las localidades de la Diócesis, sus servicios a las familias más vulnerables.


Algunos equipos de voluntarios han reordenado sus horarios y formas de atención presencial para respetar el confinamiento de las personas ayudadas y preservar, tanto su seguridad, como la de los voluntarios. Otros equipos dan, también, apoyo y seguimiento telefónico a las familias, para que sientan la cercanía y la preocupación por ellos, a la vez que usan medios telemáticos para transferir ayudas y no dejar a nadie desatendido. Igualmente, se ha establecido colaboración con diferentes grupos y asociaciones privadas, así como con los Servicios Sociales de las diferentes localidades, con objeto de poder ofrecer el máximo nivel de atención y ayuda a las personas que acuden a Cáritas.

Desde que comenzó la pandemia, Cáritas ha recibido más de 1300 solicitudes de ayuda de nuevas familias, teniendo que hacer un gran esfuerzo para poder dar respuesta a estas necesidades. Las nuevas peticiones provienen, principalmente, a personas trabajadoras afectadas por un ERTE, familias sustentadas en la economía irregular y que se han quedado sin ingresos de ningún tipo, trabajadores del campo y vendedores ambulantes o personas dadas de alta con contratos a tiempo parcial (pocas horas) que han perdido el trabajo y que cobran un subsidio de desempleo muy bajo.

La caridad no cierra

Cáritas Diocesana de Cádiz ha mantenido también su acción en materia de empleo, personas sin hogar y la Escuela de Formación en este caso de forma telemática. A través de las nuevas tecnologías, los participantes y alumnos acompañados por Cáritas, han podido continuar sus itinerarios personalizados de integración, con el apoyo de los voluntarios y profesionales de los programas diocesanos.
Cáritas Diocesana de Cádiz recuerda que, para mantener la continuidad de sus acciones de ayuda, la campaña “La caridad no cierra. Cada gesto cuenta” permanece abierta para así lograr la colaboración de personas y entidades a través de las vías establecidas para las donaciones: cuenta de donaciones ES98 2103 4000 67 3300000639, migranodearena.org, www.caritas.es/cadiz y el teléfono 956212080. Vicente Ortells, director de Cáritas Diocesana de Cádiz, nos recuerda que: “las donaciones recibidas en Cáritas Diocesana se están destinando a apoyar el trabajo que los equipos de Cáritas en las parroquias de toda la Diócesis y lo recaudado llega a los equipos de voluntarios para que sigan atendiendo a las familias necesitadas” y concluye “poner en común los recursos que estamos recibiendo, entre todos los equipos de Cáritas, es una constatación de la vitalidad de la comunicación cristiana de bienes en nuestra Cáritas Diocesana”.

Finalmente, Cáritas Diocesana de Cádiz quiere agradecer la entrega y el esfuerzo que se está realizando, en todos los niveles de Cáritas, para atender las graves consecuencias de la pandemia que estamos viviendo, y hace extensible este reconocimiento a personas particulares y entidades públicas y privadas por la valiosa colaboración ofrecida en estos momentos.

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas