Noticias de la Diócesis de Cartagena Oficina de Información de los Obispos del Sur de España https://www.odisur.es Wed, 30 Sep 2020 19:26:50 +0000 Joomla! 1.5 - Open Source Content Management es-es El sacerdote Francisco Tomás recibe una distinción del Papa por su servicio a la Iglesia https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/59121-el-sacerdote-francisco-tomás-recibe-una-distinción-del-papa-por-su-servicio-a-la-iglesia.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/59121-el-sacerdote-francisco-tomás-recibe-una-distinción-del-papa-por-su-servicio-a-la-iglesia.html El sacerdote Francisco Tomás recibe una distinción del Papa por su servicio a la Iglesia

Amigo de Madre Teresa de Calcuta, fue misionero en Venezuela y uno de los responsables económicos de la Conferencia Episcopal Española. El sacerdote diocesano Francisco Tomás Mompó recibe la “Cruz pro Ecclesia et Pontifice”, una distinción otorgada por el Papa Francisco como reconocimiento de su «abnegado ministerio sacerdotal al servicio de la Iglesia».

Asegura que es bastante testarudo para conseguir lo que se propone y, aunque intentó resistirse a la llamada que Dios le hizo, no pudo más que rendirse a su voluntad e «intentar florecer» allí donde el Señor lo ha enviado en estos 59 años de ministerio sacerdotal.

Natural de Yecla, recibió la fe de José y Elisa, sus padres, y su vocación se fraguó entre la Acción Católica y el grupo de Adoración Nocturna en Monóvar (Alicante), lugar al que destinaron a su padre como director de la Caja de Ahorros del Sureste. «Recuerdo que estaba ante la Virgen de las Angustias y fue allí donde por primera vez me sentí llamado», asegura el sacerdote. Sin haber terminado el Bachiller, comenzó a trabajar en el banco junto a su padre, donde adquirió conocimientos sobre economía que le ayudarían años más tarde en su labor como ecónomo diocesano.

«Estuve siete años resistiéndome a la llamada que el Señor me hacía para ser sacerdote y me propuse como meta hacer la mili». Con 25 años y finalizado el servicio militar no pudo más que dejarse hacer e ingresó en el seminario de vocaciones tardías de Salamanca, conocido así, según explica, aunque compartiera estudios con un chico de 16 y con un señor de 54 años. En Salamanca finalizó el Bachiller y después, ya en la Universidad Pontificia, estudió Teología. Fue ordenado por Mons. Ramón Sanahuja, entonces obispo de Cartagena, antes de finalizar el último curso, en su tierra natal, el 18 de marzo de 1961. «Nos ordenamos tres compañeros y fue la primera ordenación que se realizaba en Yecla».

Recién ordenado sacerdote y tras finalizar sus estudios se marchó en «barco stop» a conocer Tierra Santa. «Antes de que el obispo me destinara y con su permiso, me fui con otro compañero en un petrolero hasta el Líbano, y mientras el petrolero descargaba en España y volvía a por petróleo al Líbano, recorrimos toda Tierra Santa».

Su primer destino como sacerdote fue en Torre Pacheco, donde estuvo durante un curso y desde allí inició su periplo misionero. «El Papa había dicho que España tenía un compromiso con América porque había llevado la fe allí y ahora que necesitaban sacerdotes tenía que ayudar. Entonces me pregunté: ¿Por qué no dar unos años de mi vida a la Iglesia en América?». Aunque los sacerdotes murcianos solían ir a Ecuador, Francisco le manifestó al obispo su deseo de viajar a Venezuela, allí estaría como misionero ocho años, desde 1962 a 1970.

Al llegar a Venezuela le encargaron la parroquia de Cocorote que atendía una veintena de pueblos. Allí, el padre Tomás –como era popularmente conocido– trabajó con ilusión: «Fue un trabajo muy bonito, que me ayudó muchísimo porque me vi realizado como sacerdote». Una amplia labor la realizada por Francisco Tomás durante esos años de misión: celebrando la fe, construyendo capillas en los diferentes pueblos, en los que siempre había una imagen de la Virgen; así como finalizando la construcción del templo parroquial y también de la catedral.

De Venezuela regresó a Murcia con la experiencia y el recuerdo de lo aprendido allí y también con un altar portátil, regalo de su obispo venezolano.

El padre Tomás y la Madre Teresa

«Como tenía que atender tantos pueblos, el obispo quería que tuviese ayuda, pero no había vocaciones sacerdotales suficientes en Venezuela. Por eso, desde la India llegaron unas monjas para conocer la zona». Eran las Misioneras de la Caridad y entre ellas, su fundadora, la Madre Teresa de Calcuta, que fundó en Venezuela su primera comunidad fuera de la India. En ese momento comenzó una estrecha amistad entre Madre Teresa y el padre Tomás que se fue consolidando con el paso de los años y de la correspondencia (que él conserva como un tesoro).

Su relación con la fundadora de las Misioneras de la Caridad y con su sucesora, la hermana Nírmala, y su insistencia pidiendo la presencia de estas religiosas en Murcia, hizo que se decidieran a fundar en la Diócesis de Cartagena, en la capital murciana, con el objetivo de atender a mujeres embarazas en riesgo de aborto. «Y así llegaron las Misioneras de la Caridad a Murcia para fundar y abrir la casa Hogar fuente de amor, cuyo nombre recuerda la relación de amor entre madres e hijos y a la Madre de todos los murcianos, la Virgen de la Fuensanta».

De misionero a ecónomo de la Iglesia diocesana y nacional

«El hecho de saber sumar, es lo que me ha perdido…», dice entre risas. A su regreso a la Región de Murcia, Mons. Miguel Roca Cabanellas, entonces obispo de Cartagena, le nombró ecónomo diocesano con el encargo de unificar todas las administraciones de las diferentes entidades diocesanas en una sola.

Su buen hacer en la Diócesis de Cartagena hizo que tuviera que preparar de nuevo las maletas para desempeñar la misma labor en la Conferencia Episcopal Española. «En las reuniones que teníamos de ecónomos diocesanos conocí al que estaba de gerente en la Conferencia Episcopal, que me dijo que quería que lo que había hecho en mi diócesis, lo hiciera también allí». Y así llegó a Madrid, como adjunto a la gerencia y después como vicegerente del episcopado español, llevando la economía de la Conferencia Episcopal.

Volando con Juan Pablo II

En esos años se estaba construyendo, además, la sede actual de la Conferencia Episcopal, en la calle Añastro de Madrid. Unas instalaciones que bendijo el Papa Juan Pablo II aprovechando su viaje apostólico a España en 1982. Durante esa visita, Francisco Tomás formó parte de la comitiva que acompañó al Papa en su recorrido por España. Recuerda el viaje en avión junto al Santo Padre y los rostros de quienes se cruzaban con él.

Una vida entregada a su ministerio sacerdotal

Años después, ocupó de nuevo el puesto de ecónomo diocesano en la Diócesis de Cartagena en la que ha ostentado diferentes cargos. En la actualidad, aunque ya jubilado, es director y administrador de la Fundación Enrique Antón Consuelo Jiménez, de la que depende la Casa de Apostolado Jesucristo Redentor de Santiago de la Ribera (San Javier). Fue él quien insistió, precisamente gracias a esa testarudez de la que hace alarde, en la construcción de esta casa, lugar de adoración al Santísimo Sacramento que está a disposición de aquellas comunidades religiosas, movimientos apostólicos o grupos de oración que lo necesiten. Unas instalaciones que se han puesto ahora a disposición de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para acoger a personas que estén en cuarentena con el coronavirus.

Su casa está plagada de recuerdos, de banderas de los países que ha visitado, de decenas de regalos de feligreses agradecidos que, a pesar del paso de los años, siguen en contacto con él. Y entre tantos recuerdos hay cuatro que llaman especialmente la atención: la fotografía de sus padres, junto al boliche de la escalera de la casa de su abuela, y las fotografías en las que aparece junto a dos de los grandes santos del siglo XX: san Juan Pablo II y santa Madre Teresa de Calcuta

«Si se siente uno llamado, traicionar una vocación, decir que no a Dios es muy gordo. Lo que no puedes pensar es qué será de ti, porque cuando llega la dificultad, sobreabunda la gracia, dice el Apóstol». Esa es la reflexión que Francisco, el padre Tomás, compartiría con los jóvenes sacerdotes o los que se están formando en el seminario, junto a una frase que siempre le acompaña: «Hay que saber florecer donde Dios te ha sembrado», aun cuando lo que uno hubiera planificado fuera distinto a los planes de Dios.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Wed, 30 Sep 2020 11:03:06 +0000
Las cárceles de la Región celebran el día de su patrona, la Virgen de la Merced https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/59100-las-cárceles-de-la-región-celebran-el-día-de-su-patrona-la-virgen-de-la-merced.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/59100-las-cárceles-de-la-región-celebran-el-día-de-su-patrona-la-virgen-de-la-merced.html Las cárceles de la Región celebran el día de su patrona, la Virgen de la Merced

La Delegación de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Cartagena sigue realizando su labor de acompañamiento a los internos de los dos centros penitenciarios de la Región de Murcia, respetando las medidas vigentes de prevención ante la expansión del coronavirus. La pasada semana, los presos de las cárceles de Sangonera la Verde (Murcia) y Campos del Río festejaron el día de su patrona, Nuestra Señora de la Merced.

En el Centro Penitenciario Murcia I de Sangonera la Verde, los voluntarios de Pastoral Penitenciaria organizaron un concurso con el objetivo de dar a conocer a los internos el significado de la advocación mariana de la Merced, así como el motivo por el que es patrona de los cautivos. Casi la totalidad de los reclusos de este centro participó en el certamen en el que se trataron valores como el perdón, la fe o la esperanza. «Nos ha sorprendido leer en estos trabajos cómo expresan cosas que no son capaces de comunicar en persona y que te hacen ver que estás ante algo sagrado; ha sido una experiencia preciosa, a pesar de no haber podido estar físicamente con ellos», asegura Josefa Vera, responsable de los voluntarios de Pastoral Penitenciaria en Sangonera la Verde. Vera destaca, además, que, aunque no han acudido presencialmente a la cárcel, los voluntarios no han perdido el contacto con los presos ni con sus familiares durante este tiempo de pandemia. El 24 de septiembre, día en el que la Iglesia conmemora la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, celebraron en la capilla de este centro penitenciario la Misa en honor a la patrona, a la que pudieron asistir los capellanes de esta prisión, cinco voluntarios, la directora del centro y un grupo reducido de reclusos para garantizar la distancia de seguridad sanitaria y respetar el aforo máximo permitido.

También en el Centro Penitenciario Murcia II de Campos del Río quisieron conmemorar esta festividad. El vicario de la zona pastoral de Caravaca-Mula, Jesús Aguilar, presidió la Eucaristía que se celebró en el salón de actos, junto a Antonio Sánchez, capellán de esta prisión. En su homilía, Aguilar habló de la importancia de mantener la esperanza y recordó su experiencia como capellán de prisión, donde pudo descubrir “el sufrimiento que hay en las cárceles”. En la celebración participó el coro de este centro, formado por internos. Al término, uno de los reclusos hizo una oración a la Virgen de la Merced.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Tue, 29 Sep 2020 12:04:56 +0000
El obispo anima a los profesores de Religión a no perder la esperanza https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/59062-el-obispo-anima-a-los-profesores-de-religión-a-no-perder-la-esperanza.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/59062-el-obispo-anima-a-los-profesores-de-religión-a-no-perder-la-esperanza.html El obispo anima a los profesores de Religión a no perder la esperanza

Al inicio de cada curso escolar, los profesores de Religión Católica tienen una cita con el obispo de Cartagena en la catedral para recibir la Missio Canónica, el envío por parte del obispo a las personas que van a prestar servicio a la Iglesia como docentes de Religión. Este envío tuvo lugar el pasado sábado, durante la celebración de la Eucaristía presidida por Mons. José Manuel Lorca Planes, en la que el obispo animó a los docentes a no perder la esperanza y a mantener la confianza en el Señor.

Las medidas de seguridad establecidas por la pandemia obligaron a que en esta ocasión tan solo un centenar de profesores pudiera participar en la Eucaristía y a que se suspendiera el acto que suele celebrarse después en el que se reconoce la labor de los profesores que se jubilan, 13 este curso, y de quienes llevan 25 años dedicados a la enseñanza de Religión, 14 docentes.

Para este curso 2020-2021, la Diócesis cuenta con 1.767 profesores de Religión Católica repartidos por toda la Región de Murcia, 640 en los centros públicos y 1.127 en los concertados. Un profesorado que, según el delegado de Enseñanza, José Ruiz, no olvida estar cercano a sus alumnos: «Aunque tengamos un curso escolar con unas peculiaridades determinadas por el Covid-19, que no se nos olvide que hay algunas cosas que no necesitan distancia de seguridad y en la enseñanza son fundamentales: las miradas, la complicidad, el cariño, las risas, aprender, el ingenio, las palabras… Se trata de una distancia física, no una distancia social y creo que el profesorado de Religión de nuestra Diócesis eso lo tiene bien claro y lo puso de manifiesto en el tiempo de confinamiento durante la primavera».

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Mon, 28 Sep 2020 12:40:47 +0000
El obispo nombra a Manuel Guillén coordinador Covid-19 para la Diócesis https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58984-el-obispo-nombra-a-manuel-guillén-coordinador-covid-19-para-la-diócesis.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58984-el-obispo-nombra-a-manuel-guillén-coordinador-covid-19-para-la-diócesis.html El obispo nombra a Manuel Guillén coordinador Covid-19 para la Diócesis

En su preocupación por la actual situación pandémica y por cumplir todas las disposiciones establecidas por las autoridades con respecto a este tema, el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, ha nombrado a Manuel Guillén Moreno coordinador Covid-19 en la Diócesis de Cartagena.

El sacerdote, párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Alcantarilla y vicario de la Suburbana I, se hace cargo de coordinar todo lo relacionado con la pandemia para velar que se cumplan las normativas establecidas, regionales y estatales, tanto en los organismos diocesanos, como en las parroquias y otras realidades de la Diócesis; facilitando a la vez el culto y el desarrollo de las actividades propias de la vida de la Iglesia.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Thu, 24 Sep 2020 12:50:23 +0000
Molina de Segura ofrece a su patrona alimentos para Cáritas https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58979-molina-de-segura-ofrece-a-su-patrona-alimentos-para-cáritas.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58979-molina-de-segura-ofrece-a-su-patrona-alimentos-para-cáritas.html Molina de Segura ofrece a su patrona alimentos para Cáritas

La Virgen de la Consolación, patrona de Molina de Segura, ha recibido el cariño de los fieles durante sus fiestas patronales que han tenido lugar durante el mes de septiembre y que concluyeron el pasado lunes, con el regreso de la Virgen a su ermita. José León, párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Molina de Segura, afirma que estas han sido «unas fiestas distintas que se han vivido con mucha cercanía y devoción».

Durante la mañana del sábado, la tradicional ofrenda floral a la Madre se realizó de una manera diferente a la habitual. Los fieles, que este año no vistieron el traje regional, pudieron acercarse de manera escalonada al templo. Además de llevar flores a la Virgen, en esta ocasión, también quisieron colaborar con donativos para Cáritas, reuniendo cerca de 900 kilos de alimentos no perecederos y 5.500 euros.

El domingo, el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, presidió la Eucaristía en honor a Nuestra Señora de la Consolación. En su homilía, el prelado invitó a los presentes a recurrir a la Virgen en este tiempo de pandemia y a ponerse bajo su protección. Mons. Lorca Planes destacó «la belleza de tener como patrona a Nuestra Señora de la Consolación, que es protectora de los afligidos». El obispo pidió, además, su intercesión por todas las instituciones del municipio.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Wed, 23 Sep 2020 09:23:11 +0000
Comienza el curso en el Centro de Estudios San Fulgencio https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58938-comienza-el-curso-en-el-centro-de-estudios-san-fulgencio.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58938-comienza-el-curso-en-el-centro-de-estudios-san-fulgencio.html Comienza el curso en el Centro de Estudios San Fulgencio

Esta mañana, en la catedral de Murcia, el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, ha presidido la Eucaristía de apertura de curso del Centro de Estudios San Fulgencio –compuesto por el Instituto Teológico San Fulgencio y los institutos superiores de Ciencias Religiosas San Fulgencio y San Dámaso–. A la celebración han acudido profesores, alumnos y personal no docente del centro de estudios, que además de guardar todas las medidas higiénicas de seguridad han tenido que identificarse a la entrada del templo para mantener las restricciones de aforo vigentes.

En su homilía, Mons. Lorca Planes ha invitado a todos los estudiantes –seminaristas, religiosas y laicos– a ser «la luz de la misericordia divina» y mantenerse firmes en la fe, para lo cual les ha instado a «escuchar y buscar a Dios, fuente de toda salvación». También ha destacado que este curso 2020-2021 centrará la pastoral diocesana en el libro de los Hechos de los Apóstoles con la intención de «beber de las fuentes y seguir con confianza el itinerario que el Espíritu Santo les planteó a los primeros cristianos». Finalmente, el prelado ha recordado a todos los fieles que Dios «es y siempre será escudo y baluarte en el que refugiarse» y se ha encomendado a la Virgen de la Fuensanta a la que ha pedido su intercesión por todos los presentes.

Este año, debido a las restricciones sanitarias, el Centro de Estudios San Fulgencio ha prescindido de su tradicional lección inaugural, la lectura de las memorias académicas y el ágape fraterno, que habitualmente se llevaban a cabo al concluir esta celebración.

Las clases presenciales en el centro de estudios comenzarán mañana. Para acudir a clase será obligatorio el uso de mascarilla y, además de seguir todas las medidas sanitarias establecidas, los alumnos tendrán que ir provistos de gel hidroalcohólico y una mascarilla de repuesto.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Tue, 22 Sep 2020 10:00:06 +0000
Fallece el sacerdote diocesano Víctor Ferrández Obradors https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58929-fallece-el-sacerdote-diocesano-víctor-ferrández-obradors.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58929-fallece-el-sacerdote-diocesano-víctor-ferrández-obradors.html Fallece el sacerdote diocesano Víctor Ferrández Obradors

En el día de ayer, falleció a los 82 años en Cartagena, el sacerdote diocesano Víctor Ferrández Obradors. Sus restos mortales se velan en Tanatorio Estavesa de Cartagen y la Misa de exequias, presidida por el obispo de Cartagena, se celebrará mañana martes en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús (Barrio de San Diego) de Cartagena, a las 10:00 horas.

Víctor Ferrández nació en Cartagena el 2 de febrero de 1938 y fue bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen el 18 de mayo de 1939. Ingresó en el Colegio Mayor El Salvador de Salamanca, en septiembre de 1961, donde realizó los estudios de Teología. Fue ordenado sacerdote el 28 de julio de 1967 en la Parroquia de San Bartolomé-Santa María de Murcia, por Mons. Miguel Roca Cabanellas, obispo de Cartagena.

Después de su ordenación sacerdotal ocupó los siguientes cargos pastorales:

- 1967-1968: Coadjutor de la Parroquia de San José de Abanilla.

- 1970-1972: Cura ecónomo de la Parroquia de San José de Roldán (Torre Pacheco).

- 1970-1972: Cura encargado de la Parroquia Nuestra Señora de la Consolación de El Jimenado (Torre Pacheco).

- 1972-1998: Cura ecónomo de la Parroquia de La Sagrada Familia de Cartagena.

- 1998-2009: Párroco de Santiago Apóstol de Cuesta Blanca (Cartagena).

- Desde 2009 ha colaborado en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Cartagena.

Además, desempeñó otros cargos:

- 1968-1970: Formador del Seminario Menor de San José.

- 1971-1972: Profesor de Religión en el Colegio Hispania de Cartagena.

- 1972-1976: Profesor de Religión en la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Minera de Cartagena.

- 1973-1975: Profesor de Religión en el Colegio Santa Joaquina de Vedruna de Cartagena.

Descanse en paz.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Mon, 21 Sep 2020 11:34:13 +0000
«Les diría a las familias que no tengan miedo cuando sus hijos les presenten su vocación», Manuel Verdú https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58907-les-diría-a-las-familias-que-no-tengan-miedo-cuando-sus-hijos-les-presenten-su-vocación-manuel-verdú.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58907-les-diría-a-las-familias-que-no-tengan-miedo-cuando-sus-hijos-les-presenten-su-vocación-manuel-verdú.html «Les diría a las familias que no tengan miedo cuando sus hijos les presenten su vocación», Manuel Verdú

Este año, 45 seminaristas se forman en los seminarios Mayor de San Fulgencio y Menor de San José. Ellos inician ahora este nuevo curso intentando ser, quizás ahora más que nunca, signo de esperanza dentro de esta Iglesia y sociedad murciana. Desde junio de 2019, al frente de ambos seminarios está Manuel Verdú Moreno. El rector nos explica cómo han comenzado el curso los seminaristas y cómo acompañan desde el seminario a los jóvenes que sienten la llamada al sacerdocio.

Los seminaristas mayores y menores ya están en las casas del seminario. ¿Cómo ha sido este inicio de curso tan diferente y a la vez tan similar al de otros años?

Ha sido un inicio de curso atípico, por las situaciones que estamos viviendo, pero no deja de ser un principio de curso que se afronta con muchísima esperanza y con muchísima ilusión. Es un reto también que tenemos por delante este año. Tenemos que estar al 100 % de nuestras capacidades para aportar todo lo bueno que podamos al bien común y poder seguir ayudando a los demás, incluso en el seminario a través de la formación de los seminaristas y de la vida espiritual que ellos también puedan llevar. Creo que es una contribución que desde estas casas se puede hacer a nuestra Diócesis. Así que, en resumen, con mucha ilusión y mucha esperanza.


Este tiempo estará siendo complicado para ellos porque no pueden vivir la pastoral como lo han hecho otros seminaristas en años anteriores, pero sí están dando testimonio de esperanza, ¿verdad?

Sí, yo creo que sí. La vida de un sacerdote no se limita solo a la acción pastoral activa –me refiero al trabajo más de campo de una parroquia–, sino que nosotros somos sacerdotes las 24 horas, estemos desarrollando lo que estemos desarrollando y, evidentemente, siempre desde un espíritu de oración y de intimidad con el Señor. Creo que esa es la mayor aportación que los seminaristas pueden hacer, primero para vivirlo ellos y para entender, precisamente, este estilo de vida sacerdotal, y después para aportarlo también a nuestra Diócesis y a nuestra sociedad.

Es cierto que tendremos que ser más creativos con la pastoral, porque habrá que agudizar el ingenio y eso desde el seminario también lo queremos cuidar, y queremos preparar y acompañar a los jóvenes y a los seminaristas para que entiendan que cada situación que nos toca vivir espera esa creatividad y algo nuevo de nosotros, haciéndonos estar siempre en movimiento. Con lo cual creo que es bueno que ellos entiendan y vivan este dinamismo de la fe y de la propia vocación. Es una situación diferente que nos lleva a actitudes y quehaceres diferentes, pero no por ello con menos valor, importancia o ilusión.


En el centro de la ciudad de Murcia, junto al hospital Reina Sofía, está la casa que alberga el Seminario Mayor San Fulgencio. ¿Cuántos seminaristas hay este curso? ¿Cómo es el día a día en este seminario?

Para este curso 2020-2021 contamos con 30 seminaristas en nuestro Seminario Mayor San Fulgencio, además de los 4 diáconos que están en etapa pastoral, con lo cual serían 34 seminaristas en total. Ellos entraron el fin de semana pasado, el sábado, y esta semana están realizando ejercicios espirituales hasta el domingo en la casa de Villa Pilar. El lunes toca comenzar las clases en el instituto teológico y desarrollar la vida como siempre. Nosotros estamos organizando el curso aquí en el seminario como siempre se ha hecho, con todas las precauciones debidas, pero siguiendo la normalidad.


Desde hace unos años, el Seminario Menor San José se encuentra en Santomera. ¿Cuántos seminaristas menores tenemos este curso?

El Señor también nos regala este año un grupillo de chavales más jovencitos para poder acompañarlos. En la modalidad interna del seminario vamos a contar con 11 seminaristas y en la modalidad en familia, con 6. A parte, siempre tenemos a otros chavales que intentamos acompañar para que también ellos vayan, a esa tierna edad, descubriendo su edificante vocación y poder ayudarles a que la puedan ir madurando. El Señor nos sigue bendiciendo, aunque sea con uno, con dos, con tres… con los que Él haya dispuesto y nosotros ayudándolos y estando cerca de ellos para que puedan madurar esa llamada.


¿Cómo se está acompañando desde el seminario, en este tiempo de pandemia, a los jóvenes que sienten la vocación sacerdotal para que puedan discernir si su camino es el sacerdocio o no?

Desde que empezamos con el tema de la pandemia y cuando se declaró el estado de alarma los seminaristas se marcharon a casa y desde el equipo de formadores intentamos acompañarlos de una manera más personal, hablando con ellos por teléfono o por videoconferencia, como creo que se ha estado haciendo en muchos acompañamientos de distintos ámbitos. Esa fue nuestra cercanía y durante el verano también lo hemos hecho así. Decía antes que empezamos el curso con normalidad, con ilusión, pero evidentemente también con realismo. La situación que estamos viviendo en nuestra sociedad es una situación complicada y tenemos que ser también responsables a la hora de nuestras convivencias y nuestras actividades. En verano tomamos la decisión, precisamente por esta situación que estamos viviendo, de no tener actividades programadas desde el seminario y que ellos pudieran vivir un verano familiar. Estuvieron en sus propias casas, compartiendo con sus familias y con sus parroquias. Eso no quita para que en momentos puntuales durante el verano sí nos hayamos visto. Hemos hablado con ellos, el seguimiento ha sido bueno y ellos también lo agradecían. También eso ha generado unas ganas enormes por volver al seminario. Hemos percibido y comprobado que nuestros seminaristas tenían ganas de volver, de retomar su formación, con lo cual también eso agrada.


Cada año, cercanos a la solemnidad de san José se celebra el Día del Seminario, una campaña que se tuvo que aplazar por la pandemia a la fiesta del Buen Pastor para, de nuevo, trasladarse al 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción. Aunque queda mucho tiempo, ¿se quiere celebrar desde el seminario este día importante en el que se ora por las vocaciones sacerdotales y también ayudamos con la colecta?

Por supuesto, nosotros el día 8 de diciembre, Dios mediante y si la Conferencia Episcopal sigue estimándolo así, celebraremos la campaña del Día del Seminario e intentaremos también sensibilizar a toda nuestra Diócesis, como siempre hacemos, para que nos acompañe desde la oración y la colaboración económica. Creo que en nuestra Diócesis hay una gran sensibilidad por nuestros seminaristas, por las vocaciones. Sé que en muchas parroquias trabajan, rezan y ayudan para que haya numerosas vocaciones, para acompañar a los jóvenes que están sintiendo la llamada del Señor. Eso me consta y es un motivo de agradecimiento. Pero, evidentemente, nuestra labor y obligación es sensibilizar de una manera más concreta ese día. No sé decir todavía qué vamos a hacer, porque no queremos programar actividades a largo plazo sabiendo que de una semana para otra pueden cambiar los planes, pero seguro que el Señor nos permitirá hacer algo, porque en cualquier caso la oración no conoce fronteras ni sabe de pandemias. En momentos así, si algo se refuerza en nuestra vida cristiana es nuestra cercanía al Señor y la oración.


El sacerdote es siempre una referencia en todas las vocaciones sacerdotales, pero las familias, ¿cómo acompañan este proceso? ¿Qué les diría a todas las familias que en sus casas saben que tienen un hijo, nieto, sobrino… que siente la llamada a ser sacerdote?

La experiencia de estos años de sacerdote y de antes como seminarista me hace entender que la vocación de un chaval que recibe esta gracia del Señor para ser sacerdote siempre repercute en beneficio de la propia familia. Es una alegría que quizás en el momento inicial no todo el mundo comprende, pero que a la larga se convierte en un bien y en una alegría para la propia familia. Por eso, les diría a todas las familias que no tengan miedo, que animen a sus hijos cuando les presenten su vocación, que los animen y los acompañen para que puedan sentir que su familia está con ellos, que los apoyan y que vean cómo este camino es un camino de bien y de santidad.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Fri, 18 Sep 2020 12:22:54 +0000
Mula conmemora la aparición del Niño de Balate https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58858-mula-conmemora-la-aparición-del-niño-de-balate.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58858-mula-conmemora-la-aparición-del-niño-de-balate.html Mula conmemora la aparición del Niño de Balate

La Parroquia de Santo Domingo de Guzmán de Mula acoge la imagen del Niño hasta el 22 de septiembre, cuando regresará a su santuario sin romería.

La imagen del Niño Jesús de Balate –conocida popularmente como Niño de Mula o Niño de Balate– se encuentra en la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán, donde permanecerá hasta el 22 de septiembre, día en el que regresará a su santuario, sin romería. Hasta el 19 de septiembre, la parroquia permanecerá abierta de 8:30 a 13:00 horas y de 17:00 a 22:30 horas, con el objetivo de que todos los fieles puedan acercarse al templo y rezar junto a la imagen, respetando el aforo máximo de 100 personas.

Cada año, el 21 de septiembre, Mula conmemora la aparición del Niño de Balate a fray Pedro de Jesús. Ese día se suele llevar a cabo una multitudinaria romería nocturna y se celebra la llamada Misa del Peregrino que, en esta ocasión, se ha cancelado con el objetivo de evitar aglomeraciones en el templo. Sin embargo, la parroquia permanecerá abierta toda la noche, de manera ininterrumpida, para que los peregrinos que acudan a venerar al Niño puedan hacerlo, respetando las medidas de seguridad propias de la pandemia. «Todos los fieles que vienen a la parroquia están siendo profundamente cívicos y son un ejemplo de amor y protección al prójimo, pero, a veces, es difícil seguir los protocolos de prevención del virus, por eso, el día de la romería nocturna habrá un controlador profesional que velará porque se cumplan todas las medidas de seguridad en el templo, de modo que los fieles puedan estar tranquilos y centrarse en lo importante, que es la oración», explica Joaquín Miguel Hernández, párroco de Santo Domingo de Guzmán, quien también expone que dicho día se celebrará la Misa, cada hora, desde las 6:00 hasta las 13:00 horas y, por la tarde, a las 19:00 y a las 20:00 horas.

El 22 de septiembre, la imagen del Niño de Mula regresará a su santuario en la pedanía que lleva su nombre. Ese mismo día, a las 8:30 horas, la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán celebrará la Misa con posterior envío de peregrinos y, finalmente, por la tarde, a las 20:00 horas, tendrá lugar la celebración de la Eucaristía en el Santuario de Balate, dando por finalizadas las fiestas en su honor.

«La devoción al Niño de Mula trasciende lo comarcal y alcanza a toda Murcia, traspasando, incluso, sus fronteras –asegura Joaquín Hernández –, por eso es tan hermoso, en estas circunstancias, ver la cantidad de gente que, movida por la devoción, está visitando la parroquia estos días para confesar, comulgar y hacer sus peticiones al Niño, en definitiva, para acercarse a Dios».

Unas celebraciones muy especiales

La conmemoración de la aparición del Niño de Mula, como muchas otras celebraciones este año, ha venido marcada por la pandemia. Para empezar, su llegada al municipio –que habitualmente tiene lugar el 11 de septiembre– se adelantó al martes 8, porque en esta ocasión la imagen no hizo su parada habitual en el Monasterio de la Encarnación. Además, su llegada al templo de Santo Domingo de Guzmán, que generalmente es multitudinaria, se llevó a cabo de madrugada y de forma privada, con el objetivo de evitar multitudes, en atención a las medidas sanitarias para la prevención del Covid-19.

Al día siguiente, tuvo lugar un acto de bienvenida al Niño que comenzó a las 18:00 horas, con la celebración de la Eucaristía, a la que acudieron las autoridades del municipio. Al concluir la Misa, se soltaron palomas a la entrada del templo y las distintas iglesias de la ciudad hicieron repicar sus campanas al mismo tiempo. «Fue muy emocionante porque nunca antes habían sonado todas las campanas de Mula a la vez y, de algún modo, fue la forma de significar que, aunque no pudiésemos estar juntos, en realidad éramos una multitud de gente unida en acción de gracias al Señor», afirma Joaquín Hernández.

Además, el 11 de septiembre tuvo lugar la bendición del nuevo tabernáculo de la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán con el que se recupera parte del retablo antiguo del templo, que se perdió durante la Guerra Civil. «Estamos muy contentos de que el tabernáculo estuviera listo para la llegada del Niño de Balate a Mula, ya que él es el alma de nuestra parroquia», destaca Hernández, quien también señala que, la bendición se llevó a cabo tres días después de la llegada del Niño a la ciudad con el objetivo de no interrumpir el novenario en honor a Nuestra Señora del Carmen, patrona del municipio. Aunque el coste de la obra ha sido de 40.000 euros, según explica el párroco, este gasto está prácticamente cubierto gracias a la colaboración de todos los feligreses que, antes de la pandemia, organizaron rifas y diferentes actividades, con el objetivo de recaudar fondos para su construcción.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Thu, 17 Sep 2020 11:56:09 +0000
San Lorenzo celebra la fiesta de la Virgen de los Dolores https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58855-san-lorenzo-celebra-la-fiesta-de-la-virgen-de-los-dolores.html https://www.odisur.es/noticias/cartagena/item/58855-san-lorenzo-celebra-la-fiesta-de-la-virgen-de-los-dolores.html San Lorenzo celebra la fiesta de la Virgen de los Dolores

La Parroquia de San Lorenzo de Murcia rinde culto durante estos días a Nuestra Señora de los Dolores, titular de la cofradía que tiene su sede en esta parroquia. Los actos en honor a la Madre, que este año, además, tienen carácter de rogativa por la actual pandemia, comenzaron el pasado martes, 15 de septiembre, día en el que la Iglesia celebra esta advocación mariana.

Hoy, a las 19:00 horas, dará comienzo el triduo, con rezo del Santo Rosario y la celebración de la Misa. A continuación, el escultor murciano José Hernández Navarro será el encargado de presentar el primer número de la revista Mater Dolorosa y mañana viernes se impondrán las medallas a los nuevos cofrades. El próximo sábado, a las 17:30 horas, se celebrará la solemne Misa y, a continuación, se realizará la procesión claustral con la imagen de Nuestra Señora de los Dolores ya que, en esta ocasión y siguiendo las recomendaciones establecidas por Sanidad, no podrá recorrer las calles del centro de la ciudad de Murcia, como ya lo hizo el año pasado y también a su llegada por primera vez a esta parroquia en 1764.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Cartagena Thu, 17 Sep 2020 11:53:23 +0000