El obispo celebra junto a los blanqueños el día de su patrón, san Roque Destacado

Según marca la tradición, como cada viernes de la Octava de Pascua, Blanca celebró la fiesta de San Roque, patrón del pueblo, supeditada este año a las restricciones sanitarias.

De esta forma, la Parroquia de San Juan Evangelista, fue el epicentro de la festividad acogiendo entre sus muros la celebración eucarística, presidida por el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes.

Con ocasión de la visita del prelado, la Eucaristía se celebró con un cáliz de plata del siglo XVIII, llegado a Blanca de manos del Cabildo Catedralicio durante la epidemia de fiebre amarilla que asoló el país a comienzo de ese siglo.

«Los blanqueños se sintieron llenos de gratitud con la llegada del obispo diocesano», asegura Ginés Amor, párroco de San Juan Evangelista, quien describe esta ocasión como «un día de esperanza en medio de estos tiempos difíciles», reflejo de una fe popular que mantiene viva la promesa centenaria de sus antecesores tras encomendar al santo peregrino la protección de la población. De esta manera, se «renueva la plegaria a san Roque, encomendando de nuevo a su patronazgo una situación complicada como es la actual pandemia».

La Misa culminó con una muestra de gratitud de la Hermandad de San Roque de Blanca, que hizo entrega a Mons. Lorca Planes de un obsequio «como testimonio de gratitud y reconocimiento por celebrar con todos los hijos e hijas de Blanca la solemne Eucaristía del día de la romería de san Roque de Montpellier, patrón de Blanca, en este tiempo de pandemia de Covid-19 y en el 208 aniversario de la estancia en la Villa de Blanca del obispo José Jiménez Sánchez, junto con el Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Murcia, huyendo de la fiebre amarilla que afectó al sureste español en 1813».

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas