Noticias de la Diócesis de Córdoba Oficina de Información de los Obispos del Sur de España https://www.odisur.es Tue, 02 Mar 2021 10:31:10 +0000 Joomla! 1.5 - Open Source Content Management es-es La apertura del Año Judicial de la Diócesis en “Iglesia en Córdoba” https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61974-la-apertura-del-año-judicial-de-la-diócesis-en-“iglesia-en-córdoba”.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61974-la-apertura-del-año-judicial-de-la-diócesis-en-“iglesia-en-córdoba”.html La apertura del Año Judicial de la Diócesis en “Iglesia en Córdoba”

Los datos sobre la actividad del Tribunal diocesano de Córdoba durante el pasado 2020, se pueden conocer en la edición digital de la revista diocesana, ya disponible, junto a las noticias que conforman la actualidad de la Diócesis.

El inicio del Año Judicial conforma el tema central de esta semana en “Iglesia en Córdoba”, donde se recoge la actividad que los letrados han desarrollado durante todo el año 2020.

Una semana más, la revista también acoge la actualidad de la diócesis cordobesa que viene marcada por los diferentes actos y celebraciones que se están desarrollando en esta Cuaresma, el rito de admisión de cuatro nuevos catecúmenos, así como algunos proyectos de rehabilitación ya en marcha en localidades como Lucena, Montalbán o Encinas Reales.

Además ofrece el testimonio de una chica que tras haber sido acogida en el seno de la Iglesia, tiene previsto recibir el mismo día los sacramentos de iniciación cristiana y el del matrimonio.


Adjuntamos la revista completa.

iec731

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 13:36:12 +0000
Formación en Derecho Canónico para todos los sacerdotes https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61973-formación-en-derecho-canónico-para-todos-los-sacerdotes.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61973-formación-en-derecho-canónico-para-todos-los-sacerdotes.html Formación en Derecho Canónico para todos los sacerdotes

Desde 2016, el Obispo de Córdoba indica, tras la ordenación sacerdotal, la conveniencia de cursar los estudios de Derecho Canónico a los nuevos sacerdotes para crear un corpus de especialistas que acredite la funcionalidad del Tribunal Diocesano de Justicia.

Son los doctores y licenciados en derecho canónico con que cuenta la Diócesis los que hacen un servicio “como profesores particulares para apoyarlos en el estudio y facilitarle la asimilación del temario”, explica Domingo Moreno, doctor en Derecho Eclesiástico, Vicario Judicial Adjunto y coordinador de los sacerdotes que cursan los estudios de derecho.

En la actualidad, nueve sacerdotes de la diócesis cursan estudios de Derecho Canónico. La Santa Sede permite a los sacerdotes diocesanos la obtención del título en estudios eclesiásticos con el mismo plan de estudios de la Facultad de la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”. Todo estudio es una riqueza, y los sacerdotes que son llamados por el Obispo, asumen esta formación que favorece la agilidad y garantía en la administración de justicia que depende de la Iglesia. El elenco y juventud de los sacerdotes formados en leyes representan un activo para la Diócesis que sitúa a Córdoba a la cabeza de diócesis de su entorno.

Antes de la crisis sanitaria, los aspirantes al título viajaban a Madrid, a la Facultad de Derecho de la “San Dámaso”, varias veces al trimestre para afianzar conocimientos y someterse a pruebas de evaluación. En la actualidad, esa presencialidad se ha sustituido por sesiones telemáticas o clases con los profesores de la Diócesis.


Vicaria Judicial

Para la Vicaría Judicial de la Diócesis de Córdoba, el hecho de que todos los sacerdotes asuman la formación en derecho canónico recién ordenados supone “una riqueza enorme de acuerdo con lo que la Iglesia nos pide: celeridad y procesos asequibles a todo el mundo”, explica Domingo Moreno mientras celebra que un mayor volumen de recursos personales en el Tribunal permita que se pueda llevar a cabo mejor esta función.

En el verano de 2015, el Papa Francisco a través de su carta apostólica en forma de “Motu Proprio” publicó el Mitis Iudex Dominus Iesus sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio en el Código de Derecho Canónico. “Fue una sorpresa para todos”, reconoce Domingo Moreno, y supuso la reformulación del Tribunal Eclesiástico de Córdoba y la promoción de estudios jurídicos entre los sacerdotes diocesanos hasta contabilizar “un gran elenco de personas que están estudiando”. Desde la publicación pontificia a la fecha, el Tribunal Eclesiástico tiene siete nuevos miembros incorporados, procedente de la nueva hornada de sacerdotes diplomados, a los que se unirán pronto los nueve que están cursando estudios en la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”, a los que se suman otros tres sacerdotes pendientes ya de las últimas calificaciones.

Con este grupo de especialistas, el Obispado de Córdoba y la Vicaría Judicial, responde al reto de ganar proximidad con los demandantes en los procesos de nulidad matrimonial; además de ganar celeridad y convertir las causas en asequibles, es decir, “que los procesos no se eternicen, aunque las garantías jurídicas en cada uno de ellos exigen plazos, que consumen tiempo, y precisan de mucho rigor para asegurarnos de que buscamos la verdad”, asegura Domingo Moreno, que puede defender el cumplimiento en primera instancia del plazo de un año en la Vicaría Judicial de Córdoba, aunque haya algunas causas con “problemas añadidos como la dificultad de localización del demandado o que pleitean las dos partes”. En estos casos es posible que el proceso pueda dilatarse por cuestiones procesales, no por la dotación de personal.


Reformulación del Tribunal eclesiástico de Córdoba

A raíz de la publicación del Mitius Iudex Dominus Iesus se ponen al servicio del Tribunal Eclesiástico de Córdoba sacerdotes que han concluido la formación académica. El actual Vicario Judicial, Antonio Morales, llegó de Roma con el Doctorado en Derecho Canónico recién terminado, antes de la reforma que propuso el Santo Padre. Hasta entonces, las causas de nulidad y otros procedimientos se dirimían en un tribunal interdiocesano con sede en la Archidiócesis de Sevilla. A partir de 2015, el Obispo de Córdoba decide ejercer su función judicial a través de un Tribunal propio de la Diócesis y crea el Tribunal Eclesiástico dotado de Vicario Judicial y jueces; de este modo retoma la potestad en la Diócesis, lo que dio lugar a la desaparición del tribunal inter diocesano, posteriormente otras otras diócesis han asumiendo han asumido directamente la potestad jurídica, antes depositadas en el Arzobispo de Sevilla. Córdoba fue la primera diócesis andaluza en fundar el tribunal que tuvo a los sacerdotes y doctores en Derecho Canónico Antonio Morales como Vicario Judicial y a Domingo Moreno como Vicario Judicial Adjunto, a los que se unieron jueces y defensor del vínculo. A primeros de 2016, se incorporan todos los estudios porque el Obispo ve la necesidad de que hay un clero cordobés bien formado para dedicarse a la administración de la justicia.


Otras materias

Los tribuales de primera estancia, como son los tribunales diocesanos, pueden asumir cualquier materia jurídica, además de la nulidad matrimonial. Cualquier controversia que surja entre personas jurídicas de la Iglesia o entre fieles cristianos. Para causas penales, se constituye un Tribunal “Ad Casum”, para cada caso concreto con miembros del tribunal que actúan del oficio, nombrados para la causa.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 13:35:13 +0000
El amanecer de una conversión https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61972-el-amanecer-de-una-conversión.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61972-el-amanecer-de-una-conversión.html El amanecer de una conversión

Sonia Garrido es una joven madre de tres hijas, ingeniera de caminos que leía, viajaba y contemplaba la naturaleza para disfrutar la vida.

Hace un año su vida la hacía feliz. Tenía una familia “perfecta” salud y trabajo, pero al conocer al Señor “me di cuenta de que por primera vez en mi vida sentía una felicidad como nunca había conocido”. Su encuentro con la fe la ha llenado de amor y la impulsado a participar en el rito de admisión al catecumenado en la Catedral y ante el Obispo. En Pascua recibirá los sacramentos de Bautismo, Eucaristía y Confirmación. Ese será el día, también, para casarse; antes se habrá confirmado su pareja. Juntos, como marido y mujer, bautizarán a sus tres hijas


Has participado en el rito de admisión de catecúmenos en la Catedral. Tras un largo periodo de tiempo, te has preparado para recibir los sacramentos de Iniciación Cristiana en la Vigilia Pascual. ¿Cómo fue tu proceso hasta sentirte llamada a recibir los sacramentos?

Desde el momento que me encontré con el Señor, me sentí ávida de conocer más sobre Él, ya que no conocía prácticamente nada del cristianismo, así que comencé a formarme. No podía dejar de pensar en el Señor en todo el día y no tenía otro tema de conversación que no fuera ese.

Fue mi madre la que me animó a acercarme a la Iglesia, al igual que ella se había acercado tras su conversión diez años atrás. Así, tanto yo como mi marido y mis tres hijos, empezamos a ir a misa y fuimos acogidos por D. Leopoldo, el cura de nuestra parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza. Yo me sentía indigna de estar allí tras tantos años rechazando y criticando tanto a Dios como a la Iglesia y, sin embargo, fuimos totalmente acogidos y acompañados tanto por los sacerdotes como por la comunidad cristiana, especialmente por el grupo de Proyecto Amor Conyugal en el que empezamos a aprender a través de las catequesis y del ejemplo de cristianos tan auténticos. Aquí nos dimos también cuenta de la importancia de la comunidad para el cristiano. En una de las conversaciones con D. Leopoldo, él nos animó a bautizarme, confirmarme en mi caso, confirmarse a mi marido y a casarnos por la Iglesia. Así como también bautizar a mis 3 hijos.


¿Cuál ha sido tu formación hasta ese momento?

Mi formación se limita a la llevada a cabo desde que tuve el encuentro con el Señor. Si bien han sido 8 meses de formación intensiva, en la que prácticamente he dedicado todo mi tiempo a formarme estudiando el catecismo de la iglesia católica, escuchando Radio María, leyendo libros de espiritualidad y experimentando el testimonio de otros cristianos. He partido de cero, por lo que he tenido que aprender hasta a rezar.


¿Cómo fue tu infancia, adolescencia y juventud respecto a la fe cristiana hasta que decidiste integrarte en la Iglesia?

Nunca tuve relación con la fe cristiana ya que mis padres no eran creyentes. Crecí en la convicción de que Dios era un invento humano creado para superar los miedos. Así que me preparé para cargar yo con todas mis dificultades y aprendí a ser feliz por mí misma.

Durante la etapa escolar no fui a clase de religión sino a ética y nunca escuché hablar de la Iglesia ni de Dios de forma positiva en casa. En el instituto asistí a un colegio religioso por considerarlo mis padres académicamente más conveniente, pero no por razones de fe. Sin embargo, no aprendí el mensaje cristiano, más bien recuerdo que aprendimos sobre diferentes religiones y también sobre Jesús, al que consideré como un personaje increíble pero nunca como Dios.


¿Cómo te encontraste con el Señor?

Mirando atrás, pienso que Dios vino a buscarme muchas veces. Cuando iba a la naturaleza, a veces en silencio, me quedaba inmóvil y de alguna forma transcendía, pero nunca lo relacioné con Dios, pues para mí no era una opción.

También en los voluntariados que he llevado a cabo a lo largo de mi vida, ahora veo a Dios a través del amor que sentía ayudando a los demás.

Fue una noche del verano de 2020 cuando sentí la presencia de Dios de una forma totalmente sobrecogedora, como si ocurriera fuera del tiempo, me pilló totalmente de improviso, no estaba dentro de mis planes. Estaba amaneciendo y sin darme casi cuenta abrí mi corazón y entonces me invadió un amor tan intenso que no tengo palabras para describirlo. Solo puedo decir que sentí un amor tan grande que pensé que me iba a morir. Tras eso, me invadió una paz y un sosiego que no conocía. Y yo, que me consideraba una persona plenamente feliz, con una familia perfecta, salud y trabajo, me di cuenta de que por primera vez en mi vida sentía una felicidad como nunca había conocido. Desde ese día siento la presencia de Dios, y me considero muy afortunada con este regalo, pues si no, me habría perdido lo más grande de la vida. Si no hubiese sido por este acontecimiento, mi mente racional y mi soberbia nunca me hubiesen dejado ver a Dios.

Tras el encuentro con el Señor, todo mi mundo cambió. Empecé a verme de forma diferente, empecé a ver mis pecados, que hasta ese momento no me habían parecido como tales. Empecé a ver mis imperfecciones, mis defectos, pero todo visto desde el amor, desde la transformación hacia el encuentro con el Señor. Mi mirada también se limpió con respecto a los demás, viéndolos desde el amor y no desde los prejuicios que siempre me habían venido a la cabeza al encontrarme con diferentes personas. También al leer el Evangelio, mi mente quedaba transformada, realmente las palabras eran para mí y tenían un auténtico significado. Me aprendí el Padre Nuestro y la Salve y experimenté un efecto sanador al recitarlas. Empecé a hablar con el Señor, por primera vez en mi vida, y pude ver como él me escuchaba y me daba señales cada vez que le preguntaba.


El domingo de resurrección recibirás tres de los siete sacramentos, ¿qué significa para ti?

En primer lugar, significa una alegría muy grande y un regalo de Dios. Aún no me puedo creer que el bautismo me llenará del Espíritu Santo y supone el perdón de todos mis pecados anteriores. Tendré entonces la gracia de Dios para que me ayude en el cambio de vida que hemos llevado a cabo. Me siento verdaderamente afortunada de poder tener, después de tantos años, a Jesús conmigo y me impresiona que al recibir la comunión Jesús este en mí y yo en Él. Lo veo algo demasiado grande para que yo pueda merecerlo. Con respecto al matrimonio, me siento feliz de poder unirnos con el Señor. Se cómo nos ayuda estar los tres, pues ya lo hemos experimentado a través de esos momentos de oración conyugal.


¿Qué significa para vosotros bautizar a vuestras hijas?

Significa darles el mayor regalo, lo más importante de la vida, la Gracia de Dios para que les ayude y que pertenezcan ya a Jesús y formen parte de la gran familia de la Iglesia. Me siento como madre más tranquila.


¿Quién/quiénes te acompañan en este camino?

Dios me ha puesto muchas personas en mi camino. Desde mi pareja, que sin yo saberlo ya había hablado con Dios anteriormente, y que con sus comportamientos cristianos me ha ido guiando en estos años en los que yo no he tenido la ayuda de Dios. Y que ahora me ha acompañado en mi acercamiento a la Iglesia y también ha sentido la llamada del Señor de una forma más intensa. Él también ha tenido una transformación radical y las oraciones conyugales por las noches es el momento más restaurador del día.

También mi madre, que si bien su conversión nos supuso muchas peleas y discusiones durante años, tras mi encuentro con el Señor, ha sido un regalo que ella estuviese ahí. Dentro de mi parroquia, D. Leopoldo nos guía a toda la familia y nos enseña a seguir a Dios. Cada día nos enseña cosas nuevas tanto con su palabra como con su ejemplo y actitud. Además, el Proyecto de Amor Conyugal en el que hemos conocido matrimonios cristianos increíbles que son un ejemplo a seguir para nosotros y nos ayudan. Especialmente Nuria y Miguel, que no nos han dejado ni un minuto solos desde entonces. Mi catequista Rosario ha sido también un gran apoyo en el camino. Nuestro grupo de Jesús, también nos ayuda en la vivencia del Evangelio.


¿Cómo acoge tu entorno esta decisión de seguimiento radical a Cristo?

En realidad no todos lo saben. Al principio no era capaz de contárselo a nadie pues ni yo misma me podía creer lo que me había pasado. Cuando el Espíritu Santo me fue invadiendo día tras día, fui sintiendo la necesidad de contarle a todo el mundo lo que me hacía tan feliz. De hecho, mi deseo era que todos pudiesen sentir lo mismo. Algunos me decían que me veían rara, como más feliz antes de saberlo. Pero mi entorno está totalmente alejado de la Iglesia y con un gran porcentaje de ateos por lo que les cuesta entender lo que me ha pasado. He tenido varias situaciones incomodas que me han hecho sufrir, tras las cuales he decidido ir poco a poco y contarlo de uno en uno, evitando los grupos que puedan crear situaciones de ataque conjunto hacia mí. Incluso dentro de la familia, no he tenido muy buena acogida y no se lo he contado a casi nadie. Soy consciente de que muchos no conocen el mensaje de Jesús y por lo tanto no pueden entenderme. Yo misma estaba en esa situación hace un año. Algunos me dicen que pueden entender que crea en Dios pero que lo de la Iglesia ya es otro tema. Al igual que lo de bautizar a mis hijas que lo ven como quitarles la libertad de elección, o lo del cambio de colegio para recibir formación cristiana que tampoco lo pueden entender. Por suerte mis dos niñas mayores que tienen 3 y 5 años ya son capaces de expresar que ellas también quieren acercarse a Jesús. Aún así, también tengo amigos y familiares que han agradecido mi testimonio y les ha servido para reafirmar o iniciar su fe. Dentro de la comunidad cristiana de la que ahora formo parte ha sido un motivo de júbilo.

Y me gustaría para terminar agradecer a todos los cristianos que en silencio siguen a Jesús y que son ejemplos de santidad dentro de la Iglesia. Siento no haber sido capaz de verlos y de que su solo testimonio me sirviera para mi conversión. Mis prejuicios me impedían ver la realidad aunque ahora los reconozco a lo largo de mi vida. Mil gracias a todos ellos por lo que hacen por los demás.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 13:33:28 +0000
La misión diocesana de Picota en El Espejo de la Iglesia https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61966-la-misión-diocesana-de-picota-en-el-espejo-de-la-iglesia.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61966-la-misión-diocesana-de-picota-en-el-espejo-de-la-iglesia.html La misión diocesana de Picota en El Espejo de la Iglesia

Hace apenas un mes, llegaba a la ciudad de Picota una planta de oxígeno a través de una campaña que llevó por lema “Respira Perú” y que consiguió recaudar el dinero necesario para esta planta regeneradora con la donación de municipios, entidades públicas, privadas, organizaciones y la ayuda de la Iglesia católica.

Esta planta llegó a Picota con una finalidad, una necesidad que vamos a conocer de la mano de uno de los sacerdotes cordobeses que se encuentran en esta zona de Perú, donde como ya saben, la diócesis de Córdoba tiene una misión diocesana.

El sacerdote Antonio Reyes desde hace unos meses se encuentra sirviendo a los fieles de Picota, una comunidad con una gran necesidad de Dios.

Puedes escucharlo en este enlace

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:56:18 +0000
El COF de la Campiña renueva sus cargos https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61962-el-cof-de-la-campiña-renueva-sus-cargos.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61962-el-cof-de-la-campiña-renueva-sus-cargos.html El COF de la Campiña renueva sus cargos

El director del COF, David Aguilera, ha nombrado como subdirectora del mismo a Aurora Torres Longo.

El COF de la campiña, después de 15 años, renueva sus cargos. El Señor Obispo el 11 de octubre de 2017 aprobó mediante un Decreto el nuevo reglamento por el que se regirían los tres COF de la Diócesis (Sierra, Ciudad, Campiña).

El director del COF de la campiña y Vicario territorial, David Aguilera Malagón, después de unos años de experiencia y queriendo hacer cumplir el reglamento que limitaba los cargos a un determinado período de tiempo, ha nombrado a Aurora Torres Longo como subdirectora del COF de la campiña.

Aurora es casada, madre de tres hijos, ama de casa, pertenece a la parroquia de Santo Domingo de Lucena y es integrante del COF desde su comienzo.

Aprovechando este cambio de etapa, se incorporarán además algunos miembros nuevos al COF de la Campiña, nuevos matrimonios que empezarán primero formándose y, después de acreditado su compromiso e implicación, irán asumiendo responsabilidades en el seguimiento de familias que necesiten y quieran ayuda.


La misión de los COF

Los Centros de Orientación Familiar (COF) surgen por iniciativa de la Iglesia Católica con la intención de acompañar a las familias en el desarrollo de su vocación cristiana y situación personal. Este acompañamiento se hace especialmente necesario cuando las familias atraviesan una crisis espiritual o incluso material. Los COF ofrecen ayuda psicológica gratuita a todas aquellas familias que la soliciten, con independencia de su condición o creencia religiosa.

Los Centros de Orientación Familiar forman parte de la estructura de la diócesis de Córdoba dentro de la Delegación de Familia y Vida, carecen de personalidad jurídica propia y están bajo la potestad directa e inmediata del Obispo Diocesano.

Los servicios gratuitos que ofrecen los COF son:

Información a personas e instituciones interesadas en problemática familiar.
Formación mediante programas educativos dirigidos a la familia para prevenir y/o afrontar sus dificultades y retos.
Terapia individual enfocada a problemas psicológicos que incidan especialmente en la convivencia familiar.
Orientación o ayuda psicológica en momentos de crisis familiar: fallecimiento, separación, enfermedad, ansiedad, depresión, trastornos emocionales, celos paranoicos, obsesiones, adicciones, cuestiones bioéticas, etc.
Orientación y terapia en grupo o a través de entrevistas personales dependiendo de las circunstancias.
Ayuda material, organizando actividades conjuntas con Cáritas o con otras instituciones, para ayudar a familias desestructuradas o con graves dificultades económicas.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:48:50 +0000
¡Suceden tantas cosas cuando se abre el corazón a Dios! https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61961-¡suceden-tantas-cosas-cuando-se-abre-el-corazón-a-dios.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61961-¡suceden-tantas-cosas-cuando-se-abre-el-corazón-a-dios.html ¡Suceden tantas cosas cuando se abre el corazón a Dios!

El diácono Fernando Suárez reconoce que esta experiencia le ayudó en su discernimiento vocacional.

¿Cómo surgió la idea de realizar un tiempo de voluntariado en Picota?

El Seminario programa cada dos años una experiencia de Misión en esta parroquia de Picota, encomendada a nuestra Diócesis, y justo hace tres años puede participar con un grupo de seminaristas y el Rector del Seminario. La propuesta parte del mismo Seminario y del plan de formación, ya que nos preparamos para ser Sacerdotes al servicio de la Iglesia particular y universal, de forma que podamos descubrir la importancia de vivir en comunión con toda la Iglesia y asomarnos, aunque sea brevemente, a la misión “ad gentes” que realiza. Aunque desde hacía años tenía interés en participar en una experiencia misionera, fue entonces cuando, después de proponernos a toda la comunidad posibilidad de participar, entendí que Dios me estaba llamando, por mi nombre, para seguirle de cerca. Ciertamente no se trataba de un “safari espiritual”; tampoco de llevarles un conocimiento sobre Dios o una colonización ideológica, sino de tener la oportunidad de compartir la fe, de vivirla con otros hermanos en latitudes muy diferentes. “Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre” (Hb 13, 8), y se hace necesario abrir el corazón al hermano, especialmente al que más necesidad tiene del consuelo de Dios, de unirnos en Aquel que es nuestro Amor. Por esa razón, elegimos como lema de la misión unas palabras de San Juan Pablo II en su encíclica misionera: “¡La fe se fortalece dándola!” (Redemptoris Missio, 2). Es mirar juntos a Cristo, para dejarnos salvar por Él.


¿Qué recuerdas de aquella experiencia misionera?

Todo lo que vivimos en la Misión fue una sucesión de acontecimientos de Gracia. Cada día acudíamos a dos o tres comunidades dispersadas por la compleja orografía que tiene asignada la Parroquia para celebrar la Eucaristía y rezar con ellos, celebrar los Sacramentos, visitar a los enfermos y jugar con los niños y jóvenes. Recuerdo un día que acudimos a la Selva alta a celebrar la primera Eucaristía en una joven comunidad, Nueva Esperanza, caminando desde la población más cercana (La Unión) debido al mal estado de los caminos. Al llegar, el recibimiento al Sacerdote y a nosotros, los misioneros, se había convertido en el acontecimiento más importante del pueblito: Jesús se iba a hacer presente en sus casas, se acercaba a ellos de forma real y nos alimentaba con su Palabra y el Pan de la Eucaristía. Recuerdo al Padre Don Francisco Granados decirnos: “¿Por qué creéis que están tan felices estos jóvenes? – Porque Dios les está mirando”. Es la acogida de Dios, mirándonos desde la Eucaristía, lo que más me impresionó ver en sus rostros. ¡Suceden tantas cosas cuando se abre el corazón al asombro de Dios!

Otro recuerdo importante fue el testimonio de los misioneros, nuestros Sacerdotes, Francisco Delgado y Francisco Granados, que durante esos días nos adentraron hasta los lugares más recónditos de la misión, nos acercaron a las diferentes comunidades y compartieron con nosotros, los seminaristas, en una experiencia de fraternidad que difícilmente podremos olvidar. Es un momento fundante, la fraternidad entre los hermanos en el Señor, que se hace posible por la participación en el Sacramento del orden sacerdotal, hacia el cual caminamos… vemos en ellos cumplida la promesa del Señor que nos invita a permanecer con Él, para desde Él, salir a la misión. Este es el plan de la misión.


¿Qué te enseñó la gente que te encontraste allí?

Lo más importante para ellos: la fe en Dios y en su misericordia, a pesar de las dificultades. Recuerdo que, el mismo día que fuimos caminando a Nueva Esperanza pasamos por una pequeña choza en mitad de la selva, de las más humildes que nos encontramos, y allí vivía sola una mujer muy anciana. Después de recibir la Unción de enfermos nos dijo: “Yo pertenezco al Apostolado de la oración”. Todos nos quedamos impresionados, porque que éramos conscientes de lo que esto significaba: Que la oración de esta mujer, en un lugar realmente escondido en el mundo, colaboraba con Dios en la obra de la Redención. No sólo le importaba su salvación personal, sino que, de una forma sencilla, se estaba ofreciendo para que realizase el Reinado de Cristo en la tierra y en los corazones de los que no le conocen o le rechazan. ¡Y nosotros, a veces, nos cuesta tanto entender este sentido de la oración y ofrecernos de esta manera todos los días!

También me di cuenta del valor de la fe en Jesucristo y su Iglesia para estructurar la cultura, la sociedad y la familia. Sin duda las familias católicas, aquellas que vivían de forma activa su fe, encuentran fundamentos fuertes para sostener su familia, basándose en la oración, el diálogo y el perdón, y formando un escudo frente a las fuertes amenazas a las que se ven conducidas muchas personas allí. Son verdaderamente felices. Nos decía Wilmer, uno de los animadores, casado y padre de cinco hijos: “Nuestra familia es como ustedes la ven, sencilla, humilde, pobre, pero considero que, en espíritu, estamos ricos”.

Por eso no puedo olvidar al resto de misioneros, laicos, animadores, familias misioneras, las Hermanas Obreras, las Salesianas y tantos llamados a seguir los pasos del Señor y que nos dieron un testimonio muy grande de entrega… Es la Iglesia Católica, que prolonga el misterio de Dios que se ha hecho carne, que se acerca hasta los lugares más inaccesibles para llevar el consuelo y la salvación a tantas personas. Es la llama encendida, luz y referencia para la sociedad en la que viven.

Toda esta experiencia, casi a vista de pájaro, ayuda al discernimiento vocacional como futuros “pastores misioneros” al servicio de la Iglesia. Pero las necesidades son grandes: “La mies es mucha y los obreros son pocos. Rogad al dueño de la mies que envíe operarios a su mies” (Mt 9,38). El Señor sigue llamando a su misión a muchos corazones, pero quiere que se lo pidamos en la oración, para que su Palabra sea acogida por tantos y tantos jóvenes llamados a ser sus testigos hasta los confines del mundo.


¿Cómo cambió tu vida al volver a tu vida cotidiana?

Con un deseo grande de crecer como cristiano, de profundizar en mi bautismo. Ser consagrados de Dios, vivir para Él, para agradarle a Él y servirle, ha de realizarse en “estado de misión” como discípulos misioneros, con el convencimiento de que Jesús quiere llegar a todos los corazones, y especialmente a los más desfavorecidos de la sociedad. “Contigo y como Tú”.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:47:39 +0000
Cesión de la Diócesis al Ayuntamiento de Montalbán https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61960-cesión-de-la-diócesis-al-ayuntamiento-de-montalbán.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61960-cesión-de-la-diócesis-al-ayuntamiento-de-montalbán.html Cesión de la Diócesis al Ayuntamiento de Montalbán

El consistorio recibe la vivienda adyacente a la Ermita Madre de Dios durante veinticinco años.

La diócesis de Córdoba ha cedido al Ayuntamiento de Montalbán la vivienda adyacente a la Ermita Madre de Dios de la localidad. Dicho inmueble se encuentra en mal estado de conservación y es necesaria una rehabilitación a medio plazo. El Ayuntamiento ha mostrado su interés en formalizar la cesión de la casa con el fin de rehabilitarla y destinarla a actividades que redunden en el engrandecimiento del patrimonio e historia de la localidad, especialmente la ejecución de un museo etnográfico.

En el convenio firmado por el ecónomo diocesano, José Luis Vidal, y el alcalde de Montalbán, Miguel Ruz, se expone que la Diócesis es dueña en pleno dominio de la vivienda adyacente a la ermita Madre de Dios, situada en la calle Madre de Dios, número 2 de la localidad. Ambas partes acuerdan que la duración del convenio de cesión es de veinticinco años, tras los cuales podrá renovarse por un periodo igual mediante acuerdo expreso y por escrito de ambas partes.

Por su parte, el consistorio se compromete a iniciar las obras antes de tres años, de lo contrario, la Diócesis puede resolver la cesión. Asimismo, una vez iniciadas las obras, éstas podrán extenderse durante el tiempo necesario hasta la completa rehabilitación.

Las actividades políticas o que vayan en contra de la religión o moral católicas quedan excluidas expresamente en el convenio y se le reconoce a la parroquia Santa María de Gracia la posibilidad de hacer uso del inmueble para sus actividades pastorales, solicitando permiso al Ayuntamiento, siempre que sean compatibles con el uso que el consistorio le haya dado.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:46:57 +0000
Retiros para vivir con intensidad la Cuaresma https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61946-retiros-para-vivir-con-intensidad-la-cuaresma.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61946-retiros-para-vivir-con-intensidad-la-cuaresma.html Retiros para vivir con intensidad la Cuaresma

Los sacerdotes de la Diócesis se reúnen por Vicarías acompañados por el Obispo.

La Cuaresma es tiempo de conversión espiritual, de penitencia, de oración, de reflexión. Un tiempo propicio para prepararnos al misterio pascual. Por ello, los sacerdotes de la Diócesis mantendrán durante estos días una serie de retiros organizados por Vicarías.

Por un lado, el miércoles 24 de febrero, se han reunido los de la Vicaría de la Ciudad y del Valle del Guadalquivir en la parroquia de Cristo Rey y Nuestra Señora del Valle.

Por otro, el jueves 25, han estado los de la Vicaría de la Campiña en la casa de San José de Cabra; mientras que los de la Sierra, se reunirán el viernes 26, en las Concepcionistas Franciscanas de Hinojosa del Duque.

Junto a los sacerdotes está también el obispo de la Diócesis, monseñor Demetrio Fernández.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:13:43 +0000
La parroquia de Encinas Reales restaura su fachada principal https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61945-la-parroquia-de-encinas-reales-restaura-su-fachada-principal.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61945-la-parroquia-de-encinas-reales-restaura-su-fachada-principal.html La parroquia de Encinas Reales restaura su fachada principal

Las obras han sido sufragadas por el Obispado de Córdoba y tendrá un plazo de ejecución de cinco meses.

La parroquia de Nuestra Señora de la Expectación de Encinas Reales se encuentra inmersa en las obras de conservación y mantenimiento de sus cubiertas y la fachada principal. Debido al estado de deterioro en el que se encontraba, el templo ha tenido que ser intervenido y acometer una profunda limpieza y sustitución de los elementos arquitectónicos que conforman su exterior.

La ejecución de las obras, financiadas íntegramente por el Obispado de Córdoba, se está llevando bajo la dirección técnica de Ana Infante y Miguel García Madueño. Ascienden a un total de 95.322,54 euros y tendrán un plazo de ejecución de cinco meses.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:13:05 +0000
Vigilia de oración por los cristianos perseguidos https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61944-vigilia-de-oración-por-los-cristianos-perseguidos.html https://www.odisur.es/noticias/cordoba/item/61944-vigilia-de-oración-por-los-cristianos-perseguidos.html Vigilia de oración por los cristianos perseguidos

Tendrá lugar el viernes, 26 de febrero, a las 19:30 horas, en la parroquia Ntra. Sra. De la Esperanza.

La Fundación Pontificia "Ayuda a la Iglesia Necesitada" ha organizado un Vía Crucis, una eucaristía y una vigilia de oración por los cristianos perseguidos. Tendrá lugar en la parroquia Ntra. Sra. de la Esperanza el próximo viernes, 26 de febrero, a las 19:30 horas.

]]>
no-autor@odisur.es (Gabinete Odisur) Córdoba Fri, 26 Feb 2021 08:12:26 +0000