Educar en el consumo responsable

El Papa Francisco en la encíclica Laudato Si´nos pide cambios respecto al consumismo sin límites.

La “sobriedad” es, como definió Benedicto XVI, uno de los elementos clave que nos permite crear un mundo más justo y equitativo, que refuerza el valor de la solidaridad. Estas palabras resuenan mientras Occidente vive entregado a un consumismo sin límites, de usar y tirar, donde el hombre es el centro del mundo, con una “soberbia” que le impide ver al prójimo, oculto entre la abundancia de bienes materiales.

Debemos ser conscientes, que los modelos de producción y consumo actuales, están sumiendo en una situación de miseria deshumanizadora ciertas regiones del planeta. En la Encíclica Laudato Si´ se hace un llamamiento a los líderes políticos mundiales para iniciar estos cambios, como primeros servidores de la sociedad. Pero Francisco, también nos llama a una conversión interna a cada uno de nosotros, que pase por pequeños gestos cotidianos, que siempre suman y perfilan nuestra realidad. Las acciones que vayamos desarrollando puede que para nosotros no tengan ningún efecto, pero como custodios que somos de nuestra Casa Común es nuestra responsabilidad. Y como señala la Encíclica, son una llamada a la esperanza y siempre dan sus frutos.

Ya en su momento, Juan Pablo II trataba en la Encíclica Centesimus Annus sobre la necesidad y urgencia educativa y cultural, de formar a los consumidores, sobre su responsabilidad y su capacidad de decisión en relación al consumo. Donde primen los valores cristianos como son el bien, la verdad, la justicia y la belleza, para que sean capaces de desarrollar modelos de vida y de consumo responsable, tanto a nivel personal como social.


Antonio A Garrido Salcedo

Coordinador para España del Movimiento Católico Mundial por el Clima

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas