El Obispo confiere el Sacramento de la Confirmación a 81 fieles en Villargordo

Cada año en nuestra parroquia de La Asunción de Ntra. Sra. de Villargordo se inicia una ruta de navegación apostando en catequesis de confirmación como un largo, y apasionante viaje donde la fuerza que impera son los dones que nos otorga el Espíritu Santo.


Es cierto que la Confirmación se recibe solo una vez, y desde la voluntariedad, pero el dinamismo espiritual suscitado por la santa unción es perseverante y eficaz en el tiempo. Nunca terminaremos de cumplir el mandato de difundir en todas partes la misión de evangelizar de una forma u otra
En estos meses, un año de formación, intentamos concebir la Iglesia como toda una aventura, compuesta de personas que conocemos y con las que caminamos, y no como en una realidad abstracta y alejada. Trabajar para favorecer la relación con todos, incluyendo, creciendo y no descartando o marginando; rezumando entusiasmo y sin dejarnos paralizar por resistencias o contrariedades.
Es todo un desafío, cooperar con quien es distinto a nosotros, conscientes de que la comunidad cristiana se edifica mediante riquezas diferentes y complementarias. Parafraseando al Papa Francisco pretendemos junto a nuestros confirmandos “Ser testigos valientes de Jesús y del Evangelio”.
El pasado miércoles, 29 de mayo, el Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, impartía el Sacramento de la Confirmación a 40 adolescentes y 41 adultos de nuestra parroquia. La Eucaristía estuvo concelebrada, además, por nuestro párroco, D. Germán García, y por el sacerdote diocesano y Rector del Seminario, D. Juan Francisco Ortiz.
Durante su homilía el Obispo recordó que la Confirmación “no es el sacramento del adiós”; todo lo contrario, es un inicio, un seguir, un punto de partida en la vida cristiana. ¡Adelante, adelante…adelante!
Asimismo, nuestro Pastor habló del discurso de San Pablo en el areópago y nos invitó a compartir también la fe, con valentía y a todas las gentes.
Finalmente, nos animó a conocer a Jesús, al que conocemos como Señor de la Salud, y a hacerlo ayudados de María, cuya fiesta íbamos a celebrar bajo el nombre del Amor Hermoso.
Posteriormente, los confirmandos renovaron sus compromisos bautismales y, acompañados de sus padrinos, recibieron el Sacramento de la Confirmación.
La celebración culminaba con la felicitación del Obispo a la comunidad parroquia y el agradecimiento por la implicación en la celebración, con mucho silencio y atención.
Todos, una gran familia que caminamos unidos, desde la Paz y la oración en este pueblo de Villargordo, en nuestra Plaza y en la Parroquia. Todos formando esa verdadera Iglesia desde la ayuda infinita de Nuestro Cristo de la Salud y su Madre Santísima la Virgen María.
Agradecimientos múltiples a todos los que hacen cada año, cada curso, cada grupo… que el germen del amor llegue a más personas.

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas