Mons. Asenjo: “En un honor ser canónigo, pero sobre todo, es un servicio” Destacado

El Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo ha presidido la ceremonia de toma de posesión de los nuevos canónigos del Cabildo Metropolitano la mañana de este sábado en la Seo hispalense.

“Felicito de corazón a estos hermanos nuestros que acaban de tomar posesión de su canonjía, por la confianza que les ha demostrado el Arzobispo al nombrarlos. Felicito al excelentísimo Cabildo que hoy se enriquece con el compromiso explícito de estos hermanos de entregarse al servicio de la Catedral”.

Siervos y servidores

Monseñor Asenjo exhortó a los nuevos canónigos a cumplir ejemplarmente el ministerio que la Iglesia pone en sus manos. “No hay ministerio en la Iglesia que no consista en servir. Es un honor ser canónigo, pero sobre todo un servicio. “Jesús nos enseña a coger la jofaina y la toalla para lavar los pies, para servir. Siervos y servidores de nuestros hermanos”, reiteró.

El Arzobispo reflexionó sobre el lavatorio de los pies y rogó a los sacerdotes designados nuevos canónigos asumir, “ante todo y sobre todo ser siervos y servidores de la Iglesia, siervos y servidores de Jesucristo, de los hermanos, de la comunidad cristiana, siervos de la comunión para que el mundo crea, siervos del Evangelio de la esperanza, y la atención a los más pobres y necesitados. Pido que asuman este servicio con este estilo, con este talante”.

“El Señor nos está diciendo a todos nosotros los obispos, a vosotros sacerdotes, a la comunidad cristiana entera que tenemos que ser siervos y servidores de nuestros hermanos”.

En este lína, mons. Asenjo exhortó a los trece nuevos canónigos a cumplir las cargas que se les encomienda y a ”cumplir la función primordial, en nombre de toda la comunidad cristiana de dar a Dios, nuestro Señor, “todo Honor y todo Gloria a través del culto más solemne que se debe celebrar en la Catedral”.

Elenco de nuevos canónigos

Los sacerdotes que tomaron posesión esta mañana fueron: Antonio Bueno, Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, Marcelino Manzano, Rafael Muñoz, Borja Núñez, (que servirá en el oficio de Canónigo Penitenciario); Manuel Palma Ramírez, Álvaro Pereira Delgado, (que ejercerá el oficio de Canónigo Lectoral); Adrián Ríos, Antonio Rodríguez Babío, (que prestará servicio en el oficio de Capellán Real), Isacio Siguero, Ramón Valdivia, Miguel Vázquez Lombo y Antonio Vergara.

Además de estos nombramientos, el Arzobispo designó también a Manuel Cotrino como Canónigo Chantre, a quien le corresponderá cantar las kalendas de la Inmaculada Concepción, Natividad del Señor, san Fernando, Corpus Christi, entre otras y, a Manuel Soria Campos como Capellán Mayor de San Fernando. Ambos continuarán con sus oficios de Capellanes Reales. Al mismo tiempo ha nombrado a Carlos Navascués, SSCC, como Canónigo de Honor.

Patrimonio mueble de la Catedral

Ha referido también en su alocución que “el Cabildo tiene una función de carácter cuasi material, cuidar del edificio, del inmueble de la Catedral, en nuestro caso, de la tercera Catedral más grande de toda la cristiandad y una de las diez catedrales más hermosas de todo el orbe cristiano”.

Mencionó que la Catedral de Sevilla posee también un riquísimo patrimonio mueble, a la vez que felicitó a los canónigos de Sevilla que han cuidado siempre con mimo toda la estructura. “Tal vez cabría incrementar la función pastoral, evangelizadora de los bienes culturales de esta Catedral”.

Como bien sabemos todos – expresó- los bienes culturales de nuestra Iglesia nacieron para la evangelización, lo que llamamos el Evangelio Pauperum, es decir, el modo normal a través del cual, los cristianos, los fieles, conocían el misterio de nuestra fe, a través del patrimonio cultural, a través de las imágenes, pinturas y frescos. Patrimonio cultural de la Iglesia ha sido, como escribiera Tomas Damasceno: “el Evangelio en piedra, en madera o en metal, para la ilustración de los iletrados”. Ha sido como un lazarillo que ha llevado a tantas generaciones de cristianos al encuentro con el Señor, para que esta función primordial siga cumpliéndose hasta nuestro tiempo.

Relató que a la Catedral de Sevilla han llegado legiones y legiones de personas, cristianos, no cristianos, que venían de otros lugares. “Dios quiera que pronto podamos encontrarlos de nuevo entre nosotros. Tal vez cabría ver la forma de incrementar esta dimensión evangelizadora, en los audios, en los paneles iluminados, en los folletos de mano, con discreción, con educación, sin proselitismos, con elegancia, mostrar en esos instrumentos a Jesucristo, como único Salvador”.

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas