La Orden de San Juan de Dios mejoró las condiciones de vida de 56.672 personas en situación de vulnerabilidad en 2019 Destacado

El área de Desarrollo Solidario lanza, por primera vez, una memoria audiovisual en la que se recoge la labor que llevan a cabo con personas en situación de vulnerabilidad en Andalucía, Canarias, Extremadura y Madrid.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la Provincia Bética, que es el territorio correspondiente a las comunidades de Andalucía, Canarias, Extremadura y Madrid, la Orden ha mejorado las condiciones de vida de 56.672 personas a través de más de 255.000 atenciones. Así lo anuncia la institución a través de la ‘Memoria Audiovisual de actividad 2019’ que ha lanzado el área de Desarrollo Solidario para dar a conocer de una manera muy visual la labor que llevan a cabo con personas en situación de vulnerabilidad.

El director del área de Desarrollo Solidario de San Juan de Dios en este ámbito, Ignacio Romero, ha destacado que “Todo ello es posible gracias a las aportaciones de casi 9.000 socios y donantes, a la colaboración de entidades públicas y privadas, y al compromiso de los 1.248 voluntarios que invierten su tiempo y esfuerzo en ayudarnos a ayudar”.

La Orden de San Juan de Dios es una organización dedicada a la atención sanitaria y sociosanitaria en multitud de ámbitos, y en todos ellos interviene también su Obra Social. Concretamente, en su dedicación a los mayores, él área de Desarrollo Solidario becó 24.000 estancias en residencias, llegando a cofinanciar el 19 por ciento de sus plazas. En el ámbito de la atención a personas con discapacidad, en 2019 se empleó a 90 personas con discapacidad en los dos centros especiales de empleo que tienen en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) y Ciempozuelos (Madrid), y se desarrollaron 39.845 sesiones de rehabilitación y 8.111 sesiones de hidroterapia. Además de ello, se impulsaron proyectos de inserción laboral, se becaron estancias en sus centros de atención especializados, se fomentó la inserción social de estas personas en pisos de integración y se llevaron a cabo sesiones de musicoterapia, talleres ocupacionales y campamentos de verano.

En él ámbito de la exclusión social, San Juan de Dios atendió a 38.407 personas durante todo el año. Solo en el programa de alimentación, entregó 20.378 lotes de alimentos en los economatos de Jerez de la Frontera (Cádiz), Almendralejo (Badajoz), Servicios sociales de Sevilla, centro de Ciempozuelos y Hospital de Córdoba, lo que supone más de 266 toneladas de comida. Asimismo, ofreció 84.201 comidas en los comedores sociales que tiene en Sevilla, Granada y Ciempozuelos (Madrid). Además, realizaron 10.552 atenciones a personas sin hogar y procuraron 12.808 estancias para este colectivo. En cuanto a la vulnerabilidad en el ámbito de la infancia, se ofreció atención directa a 5.010 niños, con los que se realizaron intervenciones como las 2.997 para ayudas de material escolar o las 1.198 en ayudas para la higiene.

El director del área, Ignacio Romero, ha explicado que los datos que se exponen en esta memoria recogen la labor social atendida por la institución, reflejo de las necesidades que padecen los colectivos más vulnerables en los territorios en los que se encuentra la Orden, situación que se está viendo agravada este año por la crisis social y económica que están sufriendo muchas familias a causa de la pandemia.

El área de Desarrollo Solidario San Juan de Dios se dedica también a la Cooperación Internacional en colaboración con la ONGD Juan Ciudad de la propia institución, así como a la sensibilización, trasladando a la sociedad la situación de vulnerabilidad y pobreza que viven muchas personas en España. En este ámbito, la Orden trabajó el pasado año con 228 centros educativos y 10.000 alumnos, a través de 375 sesiones y talleres con los que pretenden “acercar estas realidades a los niños y jóvenes para promover la sensibilización y desencadenar movilización ante estas desigualdades, porque el compromiso con estos colectivos tienen que fomentarse desde la infancia, a partir de la educación, con la transmisión de valores que promuevan la cooperación social y la colaboración ciudadana para asentar nuestro bienestar propio en el bienestar general de nuestra sociedad”, explica Romero.

La necesidad del compromiso social

“Lo importante es la toma de conciencia individual y colectiva de las situaciones de pobreza, exclusión social y estigmatización que sufren muchas personas, y ser capaces de movilizar recursos que nos ayuden a caminar hacia una sociedad más justa y solidaria” explica Ignacio Romero, que continúa subrayando que “el área de Desarrollo Solidario de la Orden recoge ese potencial social y lo canaliza hacia la ayuda más necesaria, focalizando esos esfuerzos, también, en el acompañamiento hacia la elaboración de un proyecto de vida solvente para las personas que más lo necesitan”.

El área de Desarrollo Solidario de la Orden recauda fondos para su Obra Social a través de la web www.estumomento.org y mantiene abierta su convocatoria de captación de voluntarios, que pueden solicitar información sobre cómo ayudar en www.sjd.es

Panel de Noticias

Videoteca

 

Noticias relacionadas